Boletín

Pablo Iglesias no dará el voto gratis a Pedro Sánchez en una investidura porque quieren coalición

Cree que Sánchez quiere ir a elecciones para luego buscar un acuerdo con PP y Ciudadanos para que apoyen su investidura

Iglesias no dará el voto gratis a Pedro Sánchez en una eventual investidura porque los inscritos quieren coalición

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:39

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha sido tajante este martes al avanzar que su formación en ningún caso regalará los votos permitiendo así la investidura del líder socialista y pasando luego a la oposición. Recuerda que los inscritos marcaron el camino de la coalición y que la experiencia de un gobierno 'a la portuguesa' ya se ha vivido y ha fracasado.

"Por respeto a nuestros votantes no podemos aceptar que la política sea elegir el mal menor, entre el PP y el PSOE. Estamos para cambiar las cosas, hay ejemplos de que se puede gobernar de otra manera", ha añadido, para luego lamentar que el PSOE no haya realizado ningún tipo de consulta a sus votantes sobre el eventual cogobierno.

En este sentido, opina que detrás de la negativa del PSOE de aceptar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos está la intención de Pedro Sánchez de ir a una repetición electoral para luego convencer tanto a PP como a Ciudadanos de que le den su apoyo o permitan su investidura. Señala que el candidato socialista debería ser claro y decírselo a sus votantes "por respeto".

"Lo único que puede explicar que quieran elecciones es que después puedan llegar a un acuerdo con PP y Ciudadanos, pero si quiere un Gobierno de izquierdas, no se explica su obsesión --de Sánchez-- por no compartir responsabilidades", ha indicado en una entrevista en el programa radiofónico Carne Cruda.

 En este sentido, Iglesias ha señalado que una vez que Ciudadanos no ha querido un pacto con el PSOE, el papel de Unidas Podemos es el de "arrastrar" a los socialistas a posiciones de izquierdas. "Y vamos a trabajar porque se traduzca en un Gobierno de coalición", ha añadido.

Ante la posibilidad de que la insistencia de los morados en exigir ese cogobierno acabe en una repetición electoral, Iglesias ha negado que su formación busque ese escenario, pero ha subrayado que tras ceder durante el proceso negociador, ahora ya no pueden "aceptar chantajes" porque deben velar por la "dignidad" de sus 3,7 millones de votantes.

 En este sentido, señala que en caso de ir a nuevos comicios en noviembre, "todos" serán responsables, pero apunta que no debe haber un "reparto equitativo de culpas" puesto que quien tiene que ser capaz de llegar a una mayoría es el PSOE.

Al hilo, ha desgranado todas las cesiones que han realizado (veto a Iglesias para que entre en el Gobierno, ministerios de Estado, proporcionalidad) y se ha preguntado "qué más" tienen que hacer. "¿Quieren que nos disolvamos?", se ha llegado a preguntar.

"Hemos cedido en todo pero tenemos un límite y ahora es de justicia reclamar a Pedro Sánchez que sea coherente con sus palabras", ha indicado para luego aseverar que tras el veto a su persona para entrar en el Ejecutivo, "quien demuestra inmovilismo y unilateralidad es el PSOE".

En este punto, Iglesias ha insistido en que el acuerdo de Gobierno estaría cerca en caso de que los socialistas retomaran el diálogo en el punto en que lo dejaron en julio, cuando llegaron a ofrecerles una vicepresidencia y tres ministerios.

Por eso, ha pedido a Sánchez "altura de Estado" y que reflexione sobre la posibilidad de volver a posiciones de julio. Añade que si bien no ha hablado con el líder socialista desde que le envió un mensaje tras el nacimiento de si hija, la política "no va de caerse bien" por lo que les ha pedido a los socialistas que dejen de lado los "infantilismos" y trabajen por el acuerdo por el interés de España.

Así, ha añadido que espera que Sánchez sea responsable y que se mantenga fiel a su palabra: "Puso una condición --el veto a su persona--, no le pido que sea de izquierdas, sino que no mienta".

Lo más