La ONU alerta del estancamiento de la lucha contra la malnutrición en la región de Asia-Pacífico

Europa Press

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:12

La lucha contra el hambre y la malnutrición en la región de Asia-Pacífico ha alcanzado una situación de "virtual estancamiento", por lo que varias agencias de la ONU han unido sus voces para instar a acelerar los esfuerzos y de esta forma cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en materia de alimentación, cuya meta está fijada para 2030.

Para los responsables regionales del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), está "cada vez más claro" que el mundo no podrá alcanzar el "hambre cero" si la zona más poblada no logra los suficientes avances.

Asia-Pacífico suma más de la mitad de las personas desnutridas del mundo, unos 486 millones, y a la luz de los últimos datos los avances para combatir esta lacra "se han ralentizado enormemente". Así, las cifras "apenas han variado en los últimos dos años", a pesar de las mejoras que sí se han registrado en otras partes del mundo, según el comunicado de los responsables de la FAO, UNICEF, el PMA y la OMS.

"La triste realidad es que una cifra inaceptablemente alta de niños de la región sigue sufriendo las múltiples cargas de la malnutrición a pesar de décadas de crecimiento económico", lo que puede conllevar "graves consecuencias de por vida" si estas carencias afectan a la primera infancia, a niños menores de cinco años, han añadido.

Unos 79 millones de niños sufren carencias alimentarias y 34 millones están por debajo de su peso, entre ellos 12 que presentan un estado de desnutrición agua que implica un riesgo real de muerte. La ONU estima que Asia-Pacífico alberga más de la mitad de los niños malnutridos del mundo, si bien en esta estadística se incluyen los menores sobrealimentados.

La obesidad es la otra cara de la moneda, también preocupante a ojos de las organizaciones internacionales. Se estima que unos 14,5 millones de niños de menos de cinco años tienen un peso mayor del que deberían, en muchos casos por el consumo de alimentos ultraprocesados pobres en nutrientes esenciales pero ricos en azúcares y grasas.

La ONU también ha aprovechado para alertar de la "malnutrición urbana", en la medida en que la considera un desafío de especial calado en una zona del mundo que, cada vez más, se concentra en grandes ciudades. Al ritmo actual, en 2030 más del 55 por ciento de los habitantes de Asia vivirán en ciudades.

GENERA MEJORAS ECONÓMICAS

Asia-Pacífico presenta unos datos de evolución macroeconómica sin precedentes, pero Naciones Unidas ha incidido en que combatir la malnutrición implica también mejorar las perspectivas económicas tanto de hogares como de sociedades en su conjunto. Así, cada dólar invertido podría generar hasta 16 dólares adicionales.

La FAO estima que Asia sufrió pérdidas por valo de 48.000 millones de dólares entre 2005 y 2015 por desastres relacionados con el clima, por lo que desde la ONU también se ha llamado a apostar por los trabajos de prevención y resiliencia en la región.

Lo más