• DIRECTO

    La Tarde

    Con Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

Nueva jornada de movilizaciones en Argelia para pedir la dimisión del presidente y el primer ministro

Nueva jornada de movilizaciones en Argelia para pedir la dimisión del presidente y el primer ministro

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 23:23

Cientos de miles de argelinos se han vuelto a manifestar este viernes en diversas ciudades del país para reclamar la dimisión del presidente interino, Abdelkader Bensalá, y el primer ministro, Nurredín Bedui.

Las movilizaciones han tenido lugar por 17º viernes consecutivo y tras la detención de los ex primeros ministros Ahmed Uyahia y Abdelmalek Sellal en relación con casos de corrupción, lo que no ha aplacado a los manifestantes.

Si bien muchos de los presentes han aplaudido la acción de la Justicia a la hora de investigar a antiguos altos cargos del país, han reiterado que la exigencia sobre la salida del poder de Bensalá y Bedui no cambia por ello.

Asimismo, los manifestantes en la capital, Argel, han recordado que aún no ha sido detenido el expresidente Abdelaziz Buteflika. "Falta Buteflika", han coreado, según el diario local 'Tout sur l'Algerie'.

Por otra parte, los manifestantes han rechazado la participación de figuras del antiguo régimen, entre ellas Bensalá y Bedui, en un proceso de diálogo, algo por lo que ha abogado el presidente interino.

Bensalá afirmó la semana pasada que seguirá en el cargo hasta que se celebren elecciones, tras el anuncio de su aplazamiento, si bien no fijó una fecha para su celebración.

El Consejo Constitucional, máximo órgano judicial argelino, anunció el 2 de junio que las elecciones presidenciales no podrán celebrarse el próximo 4 de julio, tal como estaba previsto, tras rechazar las dos candidaturas presentadas en el plazo previsto.

El organismo no explicó los motivos de la descalificación de las candidaturas de Abdelhakim Hamadi y Al Sayed Hamid Tauahri y apuntó al jefe del Estado como responsable para fijar la nueva fecha de los comicios presidenciales.

En las que han sido sus primeras declaraciones desde entonces, Bensalá resaltó que "esta situación" le "obliga" a "seguir asumiendo el cargo de jefe de Estado hasta la elección del presidente de la República".

Asimismo, el mandatario hizo un llamamiento "al diálogo y la concertación" y se ha comprometido a organizar "unas elecciones libres y transparentes, tal y como desea la población".

INCERTIDUMBRE CONSTITUCIONAL

El anuncio del Constitucional y la falta de una nueva fecha llevan al país a una situación incierta, ya que el mecanismo de la Carta Magna para el periodo de interinidad activado tras la salida del poder de Abdelaziz Buteflika podría quedar en entredicho.

El artículo 102 de la Carta Magna estipula que el mandato del presidente interino --en este caso Bensalá, quien era presidente del Senado antes de su nombramiento como jefe de Estado-- no puede superar los 90 días, fecha que se cumplirá el 7 de julio.

El jefe del Ejército, Gaid Salá, que abogó por la inhabilitación de Buteflika, contemplada por la Constitución, no se ha pronunciado por el momento sobre este nuevo contexto que se abre ahora ante el país.

Bensalá y Bedui son personas muy cercanas a Buteflika. El presidente interino ascendió al puesto tras su salida, mientras que Bedui fue nombrado primer ministro por el ahora exmandatario en medio del movimiento popular contra él.

Por ello, los manifestantes y opositores consideran inadmisible que continúen en puestos relevantes del Estado y exigen su salida del poder, al igual que el resto de la cúpula del expresidente.

Hasta la fecha, Salá ha mantenido su apoyo al cumplimiento de la Constitución y sus plazos para el nombramiento de Bensalá --entonces presidente del Senado-- y la convocatoria electoral, al tiempo que el Ejército se ha pronunciado en varias ocasiones para garantizar su apoyo a los manifestantes.

El propio Salá ha insistido en varias ocasiones en que no tiene ninguna ambición política, ante los temores de que busque instaurar un modelo autoritario como el de Egipto.

Los activistas temen que el país termine siguiendo los pasos de Egipto, donde la 'Primavera árabe' provocó la caída de Hosni Mubarak en 2011 y llevó al poder, tras la celebración de elecciones, a Mohamed Mursi, de Hermanos Musulmanes.

Mursi, quien se convirtió así en el primer presidente electo del país, terminaría siendo depuesto por el Ejército, con Abdelfatá al Sisi al frente, tras semanas de manifestaciones en su contra. Al Sisi, elegido como presidente en 2014, ha obtenido este año su reelección.