• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

El NRC denuncia el "silencio internacional" ante la creciente crisis en la parte anglófona de Camerún

El NRC denuncia el silencio internacional ante la creciente crisis en la parte anglófona de Camerún

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:23

Egeland llama a incrementar la ayuda y a esfuerzos diplomáticos para poner fin al conflicto que afecta a 4 millones de personas

El conflicto en la parte anglófona de Camerún entre el Gobierno y los grupos separatistas ha provocado una crisis humanitaria en la que la necesidad de la población afectada van en aumento pero que no está atrayendo la atención internacional que se merece, según denuncia el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC), que ha llamado a poner el foco en lo que allí ocurre y a incrementar la ayuda.

La situación se ha deteriorado en la parte anglófona de Camerún desde el otoño de 2017, después de que el Gobierno reprimiera con virulencia las protestas a favor de la independencia de la región que incluso llegaron a proclamar los separatistas el 1 de octubre de ese año bajo el nombre de Ambazonia. Desde entonces, han proliferado los grupos separatistas armados, que han perpetrado ataques, y se ha producido una creciente militarización.

Según los últimos datos de la ONU, unos 4 millones de personas se han visto afectadas por el conflicto en las regiones de Noroeste y Suroeste, de las que 1,3 millones necesitan asistencia, y 530.000 se han visto desplazadas por la violencia, mientras que otras 32.000 han buscado refugio en la vecina Nigeria.

"Cuando un enfrentamiento brutal desplaza a miles de civiles, normalmente hace que suenen las alarmas internacionales, pero esto no parece aplicarse a Camerún", ha lamentado el secretario general del NRC, Jan Egeland, que ha visitado esta semana la región Suroeste.

NO HAY MEDIACIÓN NI ASISTENCIA

"No hay ninguna mediación, ni una gran programa de asistencia, ni interés de los medios y hay poca presión sobre las partes para que dejen de atacar a civiles", ha denunciado. "Cientos de localidades han sido quemadas, casi un millón de niños no van a la escuela y decenas de miles de personas están escondidas en el bosque sin ningún apoyo", ha subrayado Egeland, para quien "el silencio internacional en torno a las atrocidades es tan sorprendente como las historias desconocidas que rompen el corazón".

Un grupo de mujeres con las que se reunió durante su visita le confiaron que se sienten "abandonadas por la ONU y las organizaciones internacionales". "Me preguntaron, '¿qué está haciendo Europa?' Dado que el país fue primero colonizado por los alemanes, luego dividido entre Reino Unido y Francia, esperan que sus antiguas potencias coloniales asuman cierta responsabilidad por los conflictos que el idioma importado y las barreras políticas han causado".

Pese al desplazamiento masivo que ha provocado el conflicto, con grandes comunidades rurales que han abandonado sus tierras fértiles y ahora dependen de la ayuda de sus familiares en las ciudades o de organizaciones humanitarias, solo unas pocas ONG están llevando a cabo programas considerables en la parte anglófona de Camerún, un país de habla mayoritariamente francesa, según el NRC.

Por ello, Egeland ha apostado por "aumentar la respuesta humanitaria". Asimismo, ha defendido que es necesaria "información independiente de los medios internacionales" sobre lo que está ocurriendo en esta zona de Camerún. Pero por encima de todo, ha subrayado, "lo que necesitamos con urgencia es un compromiso diplomático internacional más fuerte para ayudar a resolver el conflicto".

"Esto podría comenzar con las partes sentándose a acordar cómo pueden reabrir las escuelas para que una generación de niños no se siga viendo privada de educación", ha subrayado el secretario general del NRC, que pide a las partes en el conflicto que hagan más para proteger a los civiles y permitir el acceso a las organizaciones humanitarias a quienes las necesitan.

LA ONU TAMBIÉN LLAMA LA ATENCIÓN

Esta misma semana, la coordinadora humanitaria de la ONU para Camerún, Allegra Baiocchi, ha llamado la atención sobre la situación en Camerún, donde a la crisis en la parte anglófona se suma la provocada en el Extremo Norte por el grupo terrorista Boko Haram, que ha dejado 245.000 desplazados cameruneses y provocado la llegada de más de 100.000 refugiados de Nigeria. El país acoge también a 275.000 refugiados de República Centroafricana (RCA).

"La gente de Camerún se merece una oportunidad. Las comunidades que acogen a desplazados están compartiendo lo poco que tienen. Su generosidad es ejemplar", ha destacado la responsable de la ONU. "Tenemos que demostrarles el mismo nivel de generosidad, tenemos que demostrarles que nos preocupan", ha subrayado.

Según Baiocchi, el nivel de financiación de las operaciones humanitarias "sigue siendo muy bajo y no podemos mantener nuestras actividades sin el apoyo de los donantes". "Ha llegado el momento de cerrar la brecha de los fondos", ha reivindicado. De los casi 299 millones solicitados por la ONU para Camerún en 2019, solo se ha recibido hasta ahora el 12 por ciento.

"Camerún no ha sido testigo de una emergencia humanitaria a tal escala y las causas de las diferentes crisis no hacen sino intensificarse", ha advertido la responsable de la ONU. "Aunque puede que no seamos capaces de alterar rápidamente los factores subyacentes, debemos cambiar nuestro enfoque para ser capaces de marcar la diferencia en la vida de la niña que no puede ir a la escuela por la violencia, la madre desplazada que se esfuerza por alimentar a sus hijos, o el padre que ha perdido toda fuente de ingresos y medios de vida", ha defendido.

Lo más