Miguel Ángel Blanco: 48 horas para una vida

Escucha ya este reportaje radiofónico que narra de manera cronológica el secuestro y asesinato del concejal del PP de Ermua 

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:15

‘48 horas para una vida’ es un reportaje radiofónico que narra de manera cronológica el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, así como los momentos posteriores a su muerte; acontecimientos que tuvieron lugar entre el 10 y el 13 de julio de 1997. Este mes de julio se cumplen 21 años de este terrible asesinato que marcó un antes y un después en la lucha contra el terrorismo, y que supuso el nacimiento del Espíritu de Ermua y lo que muchos consideran el principio del fin de ETA. Aquel 10 de julio de 1997, tras muchos años de muertes a manos de la banda terrorista ETA, los españoles salieron a la calle para gritar y pedir de forma unánime la liberación del joven concejal. Este espacio radiofónico quiere, de algún modo, conmemorar y tener presente estos acontecimientos a través de los sonidos que se produjeron durante esos días; y con la entrevista a su hermana, Mari Mar Blanco, que relata y revive aquellas horas inolvidables.

El secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco supuso una cuenta atrás de 48 horas; el chantaje que la banda terrorista ETA dio al gobierno para acercar a los presos etarras a las cárceles vascas. Esta angustiosa espera para los españoles les llevó a la calle en aquellas horas para pedir su liberación. Precisamente así se ha estructurado el espacio, recordando de modo cronológico lo que aconteció del 10 al 13 de julio de 1997.

Para la realización de este reportaje se ha entrevistado a Mari Mar Blanco, hermana del concejal asesinado, un documento sonoro determinante para la elaboración del reportaje, su testimonio es el esqueleto de este espacio. Todos los que vivieron esos días recuerdan dónde estaban en el momento en el que asesinaron a Miguel Ángel Blanco. 48 horas para olvidar pero, paradójicamente, también para recordar, porque todos sus protagonistas coincidieron en que gracias a aquel hecho fue posible el fin de la banda armada.

Miguel Ángel Blanco fue la víctima 791 de ETA; tras él fueron muchos más, hasta el año 2010 cuando la banda terrorista cometió su último atentado. En total, 853 asesinatos, según el Ministerio del Interior. La muerte de Miguel Ángel Blanco supuso un punto de inflexión. En este sentido, los medios de comunicación desarrollaron una labor de humanización de la víctima sin precedentes. En esas 48 horas, el joven concejal se convirtió en hijo, amigo, compañero y hermano de todos. En aquellas horas conocimos su lado más humano, lo que provocó la unión de la sociedad que intentó sin éxito, con su movilización, evitar el terrible desenlace.

Este reportaje radiofónico forma parte del Trabajo Fin de Grado en Periodismo en la Universidad CEU San Pablo de Paloma Corbí dirigido por el Dr. Mario Alcudia.

Lo más