El menor de Zamora admite que violó y asesinó a Leticia Rosino

El tío de la víctima y portavoz de la familia, Santiago Andrés, ha anunciado la creación de una fundación que llevará su nombre

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:18

El chico de 16 años acusado de agredir sexualmente y asesinar el pasado mes de mayo a Leticia Rosino, una mujer de 32 años de Castrogonzalo (Zamora), ha reconocido su autoría y el Juzgado de Menores de Zamora ha dejado visto para sentencia el caso. En el juicio, que se ha prolongado durante una hora y cuarto, han declarado los forenses, guardias civiles y peritos, pero no han tenido que hacerlo familiares de la víctima al quedar los hechos acreditados sin que fuera necesario su testimonio, según ha indicado el abogado de la acusación particular, Miguel Ángel Martín Anero.

Para el letrado, ha quedado corroborado que el menor cometió el asesinato y la violación cuando estaba en plenas facultades mentales, por lo que, al igual que el Ministerio Fiscal, ha pedido la medida máxima que contempla la ley, ocho años de internamiento en régimen cerrado y cinco más de libertad vigilada. Además, la acusación particular que representa a los familiares de la víctima ha solicitado una indemnización de 226.000 euros y que durante el tiempo de la libertad vigilada el menor no pueda acercarse a las localidades zamoranas de Tábara y Castrogonzalo, donde reside la familia de Leticia Rosino. 

Los hechos juzgados se produjeron a primera hora de la tarde del 3 de mayo de este año, cuando Leticia Rosino salió a dar un paseo por las afueras de Castrogonzalo como hacía habitualmente y fue abordada de manera sorpresiva por el menor cuando éste cuidaba un rebaño de ovejas. Los forenses, según la acusación particular, han ratificado que el adolescente no tenía las facultades cognitivas disminuidas cuando cometió el asesinato. Además, la investigación de la Guardia Civil corroborada en el juicio ha determinado que el chico arrastró a la víctima hasta una zona alejada del camino para consumar la agresión sexual, intentar estrangularla y golpearle en la cabeza con piedras de grandes dimensiones hasta matarla. Luego arrojó el cadáver por un barranco, donde fue encontrado al día siguiente, y entonces el acusado llegó a intentar incriminar a su padre antes de que, ante las evidencias recabadas por la Guardia Civil, confesara el crimen.

A las puertas del edificio que alberga el Juzgado de Menores de Zamora se han dado cita esta mañana más de cien personas, en su mayoría familiares y allegados de Leticia Rosino, que han increpado al acusado a su entrada a la sede judicial. Los familiares han planteado el endurecimiento de las penas para los delitos más graves cometidos por menores y para ello han mostrado a las puertas de la sede judicial pancartas con frases como "No es un menor, es un asesino", "Justicia por Lety" o "Cambio de la Ley del Menor ya". La madre de Leticia Rosino, Inmaculada Andrés, ha expresado la "impotencia total" que siente tras el asesinato de su hija y la pena máxima que se le puede imponer a su asesino. Ha agradecido que al menos no haya tenido que declarar en el juicio y así ha evitado ver la cara al menor en el juicio.

El tío de la víctima y portavoz de la familia, Santiago Andrés, ha anunciado además la creación de una fundación que llevará el nombre de Leticia Rosino y recogerá firmas y llevará a cabo manifestaciones y otros actos para intentar lograr penas mayores para los menores que cometen delitos que causan grave daño. Por ese objetivo lucha también desde hace quince años Marimar Bermúdez, madre de Sandra Palo, la niña violada y asesinada por varios menores en 2003, que con su presencia en Zamora ha querido manifestar su apoyo a la familia de Leticia.

Lo más