Boletín

Marchena, a un testigo que disertaba sobre autodeterminación: "La sala no escucha lecciones, es un insulto"

"No podemos permitir que el juicio se convierta en una lección de un constitucionalista a los magistrados del Supremo", ha avisado el presidente de la Sala

Marchena ante un testigo que disertaba sobre autodeterminación: La sala no escucha lecciones, es un insulto

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:16

El presidente de la sala que juzga el 'procés' independentista en el Tribunal Supremo, Manuel Marchena, ha cortado de forma tajante el interrogatorio que realizaba este jueves el abogado Benet Salellas a uno de sus testigos propuestos, el catedrático de Derecho Constitucional Encoh Alberti, cuando este disertaba sobre derecho de autodeterminación. "No podemos permitir que el juicio se convierta en una lección de un constitucionalista a los magistrados del Supremo, esto es un insulto a los miembros del tribunal", ha señalado.

El testigo, el séptimo en comparecer este jueves, había sido citado por tres testigos de las defensas, entre ellos Benet, que le ha interrogado sobre el denominado 'Libro Blanco' que redactó en su día el Consejo Asesor para la Transición Nacional, del que formaba parte. Entre otros asuntos, el abogado -que defiende al que fuera presidente de Ómnium Cultural Jordi Cuixart- le ha preguntado sobre si el Consejo analizó el derecho de determinación.

El catedrático ha comenzado ha disertar sobre el derecho a la autodeterminación de los pueblos colonizados reconocido por la ONU y, cuando iba a comenzar a hablar de un "derecho a la autodeterminación interno" ha sido interrumpido por Marchena, quien ha recordado al abogado Salellas que el citado Libro Blanco para la Transición Nacional es un documento incorporado a la causa, leído "de la primera a la última página" por los miembros del tribunal y es conocido públicamente.

"Si el testigo hace una disertación académica convierte al profesor en perito", ha advertido Marchena al abogado de Cuixart, al que ha afeado que fuera perfectamente conocedor de esta circunstancia. Posteriormente, y en un tono que ha ido endureciéndose conforme iba hablando, el magistrado ha manifestado que no podía permitir que el juicio se convirtiera en "la lección de un constitucionalista a los magistrados del Supremo sobre la visión interna o externa del derecho de autodeterminación".

"No puedo permitir que el juicio se convierta en una disertación de un constitucionalista, esto es un insulto a los miembros del tribunal", ha añadido, para insistir de nuevo en que "la Sala no puede escuchar lecciones de derecho constitucional". No obstante, ha conminado al testigo a que siguiera con su interrogatorio en el sentido de sus preguntas iniciales, que sí eran procedentes por referirse a un documento que es citado en los escrito de las acusaciones para basar su petición de condena.

Lo más