COPE

Los policías que tiraron abajo una puerta en Villaverde esgrimen que entraron para verificar un hecho violento

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:43

Solicitan como prueba la transcripción de una llamada al 091 que hizo una vecina para alertar de "fuertes golpes"

Seis de los doce agentes de la Policía Nacional investigados por un delito de allanamiento de morada por tirar abajo la puerta de un piso de Villaverde han esgrimido ante el juez Marcelino Sexmero que seguían los protocolos oficiales para verificar si se estaba produciendo un hecho violento tras recibir la Sala del 091 un llamada alertado de "fuertes golpes", han informado fuentes jurídicas.

Se trata del segundo caso de la 'patada en la puerta' que llega a los tribunales madrileños por un delito de allanamiento de morada, regulado en el artículo 202.1 del Código Penal. A diferencia de la causa que se sigue contra seis agentes por acceder con un ariete en una vivienda de la calle Lagasca de la capital, en este caso no se estaba produciendo una fiesta ilegal.

Ante el juez, han comparecido seis de los policías que participaron en el operativo policial llevado a cabo a las 5.30 horas del pasado 9 de diciembre en el número 14 de la calle Pan y Toros. El próximo lunes declararán otros seis imputados por los mismos hechos. También ha testificado la mujer que llamó a la Sala del 091, ratificando que esa noche escuchó ruidos que la hicieron sospechar de que se podía estar produciendo un hecho violento.

En la causa están investigados doce agentes por allanamiento de morada y las cinco personas que estaban en el piso por delitos de atentado, desobediencia y lesiones.

Según las mismas fuentes, los policías han explicado ante el juez que entraron para comprobar la integridad de la mujer y de su bebé a consecuencia de una llamada a la Sala del 091.

Nada más llegar el indicativo, se produjo un lanzamiento de botellas por parte de las personas que estaban en el interior de la vivienda. Durante la intervención, dos de los policías resultaron lesionados.

Los policías solicitarán que se aporte como prueba a la causa la transcripción de dicha llamada para verificar ante el instructor que se estaba cometiendo un delito flagrante, un extremo que permitiría a los policías acceder a la fuerza.

JUGANDO A LA PLAYSTATION

Frente a la versión policial, los denunciantes sostienen que sí se estaba celebrando una fiesta y que estaban haciendo bastante ruido al estar jugando a la 'PlayStation', siendo cinco personas sin estar infringiendo las restricciones que había en ese momento por la pandemia.

A la llegada de los agentes, uno de los moradores entreabrió la puerta y se identificó. Su defensa ha señalado a Europa Press que no había ninguna denuncia por violencia de género ni ninguna persona lesionada, indicando que no se estaba produciendo ningún delito flagrante que justificara la entrada a la fuerza.

FUERTE REYERTA

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Según el atestado policial, al que tuvo acceso Europa Press, los agentes recibieron un aviso a las 5.30 horas del pasado 9 de diciembre en el que se alertaba de que se estaba produciendo una "fuerte reyerta" en el citado piso, "pudiendo escuchar una vecina fuertes gritos de una mujer, así como un niño llorando".

A su llegada, los agentes fueron recibidos con lanzamientos de botellas desde una de las ventadas. Uno de los policías relató que al subir por las escaleras, escuchó un gran escándalo y golpes que provenían de la vivienda objeto del atestado.

Los moradores se negaron a abrir la puerta y comenzaron a insultar a los agentes, advirtiendo éstos que debían entrar a comprobar la integridad de la mujer y el niño.

Tras proseguir los insultos y amenazas, el responsable del operativo indicó que había que entrar "ante la posibilidad de que en dicha vivienda se estuviera produciendo un hecho violento, con peligro para la integridad física de una mujer y su hijo".

"Los agentes comenzaron a golpear la puerta tratando de acceder al interior, consiguiendo desencajar el marco, aunque no resulta posible acceder por encontrarse estas personas empujando", recoge el atestado. La intervención se prolongó durante más de una hora. Finalmente, lograron entrar en el domicilio y procedieron a engrilletar a los moradores.

En la denuncia de los moradores, a la que tuvo acceso Europa Press, las personas que estaban en el interior de la vivienda denuncian que sufrieron lesiones y golpes por parte de los agentes, tachando la intervención de "grave", "antijurídica" y "desproporcionada".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar