Boletín

Los ocho años de guerra en Siria dejan más de 370.000 muertos, entre ellos 21.000 menores, según el Observatorio

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:10

El organismo cifra en más de 112.500 el número de civiles muertos en el marco del conflicto

Los ocho años de guerra en Siria han dejado más de 370.000 muertos, entre ellos más de 21.000 menores de edad, según un balance publicado este viernes por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que ha alertado de que esta cifra es la que ha podido confirmar y que el balance real sería mucho más elevado.

El organismo, con sede en Londres e informantes en el país árabe, ha detallado en un comunicado publicado en su página web que la cifra de víctimas mortales que ha podido confirmar es de 371.222, entre ellos 112.623 civiles --y, entre ellos, 21.065 menores--.

En el caso de los civiles, ha enumerado qué fuerzas estuvieron detrás de sus muertes, achacando la mayoría de ellas a las fuerzas del Gobierno sirio y las milicias que participan en el conflicto en apoyo a Damasco.

Así, ha indicado que 85.767 civiles, entre ellos 16.215 menores, han muerto en operaciones terrestres, bombardeos de aviones y helicópteros, o en cárceles de las autoridades sirias.

Las fuerzas rebeldes e islamistas han estado detrás de la muerte de 7.818 civiles, entre ellos 1.185 menores, mientras que Estado Islámico ha matado a 5.939 civiles, entre ellos 476 menores, según el Observatorio.

Por su parte, los bombardeos rusos han matado a 8.015 civiles, entre ellos 1.944 menores, mientras que los de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos han matado a 3.818 civiles, entre ellos 987 menores. A ello hay que sumar los 1.266 civiles, entre ellos 258 menores, muertos a manos de las fuerzas turcas.

Al margen de los civiles, el conflicto se ha saldado con la muerte de 65.187 miembros del Ejército sirio, 50.484 integrantes de grupos leales a Damasco --a los que se suman 1.677 del partido-milicia chií libanés Hezbolá-- y 8.109 milicianos extranjeros que combatieron junto a las Fuerzas Armadas.

Por otra parte han muerto 64.477 miembros de grupos rebeldes, facciones islamistas y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) --una coalición de milicias encabezadas por las kurdas Unidades de Protección Popular--, así como 65.726 miembros de grupo yihadistas, entre ellos Estado Islámico.

El Observatorio ha agregado que los otros 318 son personas cuya identidad no ha podido ser verificada, al tiempo que ha agregado que en el balance total no están incluidas 88.000 personas que habrían muerto torturadas en cárceles del país.

En este sentido, también ha especificado que el balance no incluye a 4.500 personas secuestradas por Estado Islámico, 4.700 militares y 2.000 personas raptadas por grupos rebeldes, todos ellos en paradero desconocido y cuyo fallecimiento se presupone.

El organismo ha añadido que sus cálculos apuntan a que otras 100.000 personas habrían muerto en la contienda, si bien ha reconocido no poder haber verificado este extremo, y ha cifrado en dos millones el número de heridos en los enfrentamientos.

Por todo ello, ha resaltado que "la comunidad internacional no tiene excusa para seguir aplazando la acción internacional y poner fin la muerte, la destrucción y el desplazamiento en el territorio sirio".

Asimismo, ha criticado que la comunidad internacional no haya sido "seria" en su ayuda al pueblo sirio "para que lograra lo que éste buscaba, que era la justicia, la democracia, la liberad y la igualdad".

"La comunidad internacional convirtió una revolución con valiosos objetivos en una guerra entre organizaciones extremistas y facilitó de esta forma que se expandiera, matando así los sueños del pueblo sirio", ha zanjado.

Lo más