Los motivos por los que Sánchez quiere a Dolores Delgado como Fiscal General del Estado

La exministra de Justicia tendrá poder para respaldar indultos a los políticos presos, sus beneficios penitenciarios y ser clave en los juicios pendientes

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:51

El Consejo de Ministros ha propuesto este martes que exministra de Justicia, Dolores Delgado, sea la nueva fiscal general del Estado, un movimiento sin precedentes que ha despertado las críticas de la mayor parte de la carrera fiscal y de la oposición. Delgado, que tendrá que dejar el escaño como diputada del PSOE, vuelve así al Ministerio Fiscal, pero esta vez a su cúspide, en el que es un movimiento inédito que solo ha tenido un antecedente similar en democracia, cuando el Gobierno de Felipe González nombró fiscal general al que había sido ministro de Presidencia Javier Moscoso.

Al frente de la Fiscalía, Delgado deberá tomar decisiones que estarán bajo permanente escrutinio, sobre todo en la causa del "procés", en un momento en el que algunos presos ya podrán pedir permisos penitenciarios y cuando las euroórdenes contra el expresidente catalán Carles Puigdemont y el exconseller Toni Comín están congeladas a la espera de que el Parlamento Europeo decida si levanta su inmunidad.

Carlos Herrera ha explicado a la audiencia este martes cuál puede ser la influencia de Dolores Delgado en los asuntos del procés. "La Fiscalía puede apoyar los indultos a los políticos presos. Con la señora Segarra - su antecesora - me cuesta pensar que fueran apoyados. Ahora, será lo que diga el presidente Sánchez", ha dicho Herrera.

Dolores Delgado también podrá respaldar los recursos de los encausados ante tribunales internacionales o el mismísimo Tribunal Constitucional y no estorbar en la decisión sobre los permisos penitenciarios. Además, tendrá que adoptar una postura en la inmunidad europarlamentaria y el suplicatorio de Oriol Junqueras y Carles Puigdemont.

La fiscal general también revisará los juicios inminentes como el que está todavía en el aire contra el Mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero, al que se le acusa de rebelión. También debe celebrarse aún la vista por desobediencia contra la Mesa del Parlament por su desobediencia en el procés.

Delgado deberá actuar, según marca el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, con "plena objetividad e independencia", algo de lo que recelan la mayoría de asociaciones de jueces y fiscales y los grupos de la oposición, que ven en su mudanza un intento de injerencia del Gobierno en la Justicia. "Lo primero que hace este Gobierno es asaltar la independencia judicial", ha dicho Herrera. La elección de Dolores Delgado es una burna noticia para el independentismo porque ya impulsó decisiones de la Abogacía como rebajar la acusación de rebelión a sedición o apoyar que Oriol Junqueras saliera de salir de prisión para ir al Parlamento Europeo.

Para la conservadora y mayoritaria Asociación de Fiscales, que ve en el nombramiento "una declaración de intenciones" del poder político para "meter las zarpas en la Fiscalía", todavía resuena una entrevista en la que Pedro Sánchez sugirió que el Ministerio Público dependía del Gobierno, palabras que matizó poco después. También la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales y la mayoría de asociaciones judiciales han recibido con preocupación el anuncio, que afecta, a su juicio, a la credibilidad y a la imagen de independencia de la Fiscalía.

Lo más