Boletín

ENFERMERA JUICIO

Los familiares de las ancianas asesinadas contradicen a la auxiliar de Alcalá

Los familiares de las ancianas fallecidas supuestamente a manos de la auxiliar de clínica del hospital de Alcalá de Henares (Madrid) han dado este jueves en el juicio detalles sobre las víctimas y su salud que contradicen la versión que ofreció la acusada, que se declaró inocente de los asesinatos.,El hijo de la primera fallecida (en 2015) ha contado que su madre "estaba estupendamente, no tenía ningún problema grave", por lo que no esperaban que padeciera una muerte súbit

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:30

Los familiares de las ancianas fallecidas supuestamente a manos de la auxiliar de clínica del hospital de Alcalá de Henares (Madrid) han dado este jueves en el juicio detalles sobre las víctimas y su salud que contradicen la versión que ofreció la acusada, que se declaró inocente de los asesinatos.

El hijo de la primera fallecida (en 2015) ha contado que su madre "estaba estupendamente, no tenía ningún problema grave", por lo que no esperaban que padeciera una muerte súbita a causa de la embolia gaseosa que acabó con su vida y que presuntamente provocó la acusada.

Por su parte, el hermano menor de la segunda anciana fallecida (en 2017) ha explicado que la víctima "era una mujer que no tuvo fiebre en toda su vida", que por la mejoría de su salud en los días previos a la muerte "nunca estaba agitada" y que durante veinte años, "el cien por cien de las veces" que la vio dormir, lo hacía boca arriba.

Estos detalles contrastan con los que dio la auxiliar en la primera sesión del juicio cuando afirmó que la tarde en que murió la anciana, ella la encontró dormida lateralmente; que cuando le tomó la temperatura tenía la fiebre alta; y que otra enfermera le comentó previamente que la mujer había pasado "una mañana alterada".

La auxiliar, Beatriz L.D., que se enfrenta a una petición del fiscal de 40 años de cárcel por dos asesinatos y de prisión permanente revisable por parte de las acusaciones -que creen que hubo más casos-, se declaró inocente ante el jurado popular que le juzga desde el pasado martes en la Audiencia Provincial de Madrid.

Este jurado escuchó en la sesión de ayer las versiones de médicos, enfermeras y auxiliares del hospital Príncipe de Asturias, así como de agentes de policía, que apuntaban la culpabilidad de la Beatriz L.D., que presuntamente inyectó aire con una jeringuilla a través de la vía que las víctimas tenía en el brazo.

Tras la muerte súbita de una anciana en 2015, justo el día de antes al que iba a ser dada de alta, los médicos detectaron "algo sospechoso" y le hicieron una prueba radiológica al cuerpo, que les reveló que las venas estaban llenas de aire.

A continuación dieron parte a la Policía e instalaron unas cámaras de vigilancia en los pasillos, que no detectaron incidentes hasta año y medio después -este periodo la acusada lo pasó de baja laboral-, cuando murió otra anciana en las mismas circunstancias.

Estas cámaras grabaron que la última persona que entró en la habitación donde falleció la víctima fue Beatriz L.D. -imágenes que el jurado ha podido ver este jueves-, lo que para los agentes que declararon como testigos ayer es "prueba irrefutable" de su autoría.

La radióloga que realizó el escáner al cuerpo de la segunda víctima ha relatado esta mañana que encontraron "una importante cantidad de aire que prácticamente reemplazaba la sangre de todo el cuerpo", algo que "solo había visto una vez más en la vida, en el caso de la paciente fallecida en 2015".

Los familiares de las víctimas han explicado también las secuelas que sufrieron tras el fallecimiento de las ancianas: el hermano de la segunda ha dicho que cayó en depresión tras la muerte de la mujer y que "a veces aún" sueña con ella; el hijo de la primera ha dicho que su hermano, que tiene más de un 80 % de discapacidad psíquica, "se vino totalmente abajo".

En la sesión de mañana está previsto que termine la vista oral.

Lo más