Boletín

Los CDR queman neumáticos y cortan la AP-7 en el arranque del juicio del procés

Además, los radicales han cortado la circulación en la Gran Via de Barcelona a la altura de la plaza Glòries 

Los CDR queman neumáticos y cortan la AP-7 en el arranque del juicio del procés

 @CDRCATOFICIAL@CDRCATOFICIAL

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:10

El Tribunal Supremo ha dado inicio este martes al juicio del "procés", en el que están acusados doce líderes independentistas, incluido el exvicepresident Oriol Junqueras, por el proceso soberanista catalán que derivó en la celebración del 1-O y la declaración unilateral de independencia de Cataluña (DUI).

La mañana ha arrancado con incidentes.   Los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) han interrumpido el tráfico con la quema de neumáticos a primera hora de este martes en la autopista AP-7 en puntos de Girona y Barcelona y en el eje transversal C25, así como en la Gran Vía de la capital catalana. Según ha informado el Servei Català de Tránsit, a las ocho de la mañana permanecía cortada la AP-7 entre los puntos kilométricos 102 y 104, a la altura de Sant Celoni (Barcelona), y se mantenían retenciones entre esta última localidad y Hostalrich (Ginera), donde también los CDR habían interrumpido el tráfico. 

Asimismo, los grupos independentistas están protestando por el juicio del "procés" que se inicia este martes en el Tribunal Supremo en la Gran Vía de la capital catalana a la altura de la plaza de las Glorias, lo que provoca importantes retenciones en la entrada a Barcelona desde la zona del Maresme. También se han quemado neumáticos en el eje transversal C25, que ha quedado cortado pasadas las 7,35 horas de la mañana a la altura de Santa María D'Oló (Barcelona). Por su parte, la Guardia Urbana de Barcelona informa de problemas de tráfico en la calzada central de la Diagonal en ambos sentidos a la altura de Plaza de Reina María Cristina (Les Corts) por una concentración de personas.

La Fiscalía pide para los acusados penas que oscilan entre los 7 y 25 años de cárcel por los delitos de rebelión, malversación y desobediencia, mientras que la Abogacía del Estado las rebaja a entre 7 y 12 años de prisión al acusar por sedición. Vox, acusación popular, pide condenas de 24 a 74 años. Las divergencias de criterio entre las acusaciones se asientan en un elemento clave sobre el que pivotará el juicio: la violencia.

Mientras que la Fiscalía y Vox sustentan en ella su acusación por rebelión, al considerar que hubo violencia y que fue permitida por los acusados, la Abogacía ve más bien una "actitud hostil" y las defensas presumen del carácter pacífico del "procés" y apuntan a que la única violencia que se produjo en las calles fue la policial. Ha sido la primera vez en la que los doce acusados coincidan en Sala en un juicio que estará envuelto por una gran expectación mediática, como demuestran los más de 600 periodistas acreditados; y también política, habida cuenta de que a la jornada de hoy acudirá el presidente de la Generalitat, Quim Torra, la consellera de Justicia Esher Capella, y el de Territorio, Damià Calvet.

La competencia del juez Manuel Marchena, presidente del tribunal y ponente del auto de admisión de la causa, la petición de nulidad del juicio o el uso del catalán serán algunas de las cuestiones que estarán sobre la mesa. Las defensas pedirán traducción simultánea y no consecutiva al considerar que ésta rompe la oratoria y genera indefensión, lo que implica que varios acusados puedan acabar optando por declarar en castellano. 

Lo más