Los bandazos de Pedro Sánchez con el Valle de los Caídos

El líder socialista ha pasado del Centro Nacional de Memoria para impulsar la reconciliación al cementerio civil

 

Javier Attard

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:30

A finales de 2017, el PSOE propuso reformar la Ley de Memoria Histórica para convertir el Valle de los Caídos en “un lugar de memoria para las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista”. El proyecto de ley del Grupo Socialista en el Congreso pretendía crear un “Centro Nacional de Memoria” para fomentar “la cultura de reconciliación y el reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura”.

Esa era la postura de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE y como presidente del Gobierno, desde que accedió al cargo el día 2 de junio. En este sentido, el portavoz de la Ejecutiva socialista, Óscar Puente, mostraba el 18 de ese mismo mes la voluntad del Gobierno de “convertir el Valle de los Caídos en un lugar de reconciliación”.

En su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados como presidente, el 17 de julio, Sánchez anunciaba que se iban a “exhumar los restos del dictador Francisco Franco”. Para completar el proceso, el Consejo de Ministros aprobó la semana pasada, el 24 de agosto, el decreto ley para llevar a cabo la exhumación.

Ahora, después de visitar el Museo de la Memoria en Santiago de Chile, el presidente del Gobierno ha cambiado de opinión: “El Valle de los Caídos no puede ser un lugar que se deba 'resignificar', no puede ser un lugar de reconciliación. Tiene que ser un lugar de reposo y, en consecuencia, un cementerio civil para los restos de las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo que están allí enterradas”.

Sánchez cree que es imposible destinar el lugar a la reconciliación por la “connotación” que tiene actualmente el monumento. El presidente apuesta por dejar el Valle como “cementerio civil”, aunque manteniendo la Basílica. Además, propone la creación de una “Comisión de la Verdad”. Está, a su juicio, debería ser “lo más plural posible, con todas las perspectivas históricas sobre la Guerra Civil y la dictadura incorporadas, para cerrar heridas de una vez por todas”. Si finalmente el Congreso tramita el decreto del Gobierno para la exhumación como proyecto de ley, los grupos podrán presentar las enmiendas correspondientes y discutir, entre otras, la propuesta actual de Sánchez.

Lo más