TERRORISMO YIHADISTA

Juzgan al 'talibán español' por captar a niños de 13 años tras ser absuelto

La Audiencia Nacional vuelve a juzgar desde este lunes al conocido como 'talibán español', Hamed Abderrahman Ahmed, extraditado a España desde Guantánamo y que resultó absuelto en 2006 por el Tribunal Supremo de integrar Al Qaeda, librándose de la pena de 6 años de cárcel que le fue impuesta por terrorismo.,Esta vez se le acusa de liderar una célula que captaba menores para Dáesh y reunirse en "la tienda del Guantanamero" -en alusión a su estancia en la base estadounidense

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 03:08

La Audiencia Nacional vuelve a juzgar desde este lunes al conocido como 'talibán español', Hamed Abderrahman Ahmed, extraditado a España desde Guantánamo y que resultó absuelto en 2006 por el Tribunal Supremo de integrar Al Qaeda, librándose de la pena de 6 años de cárcel que le fue impuesta por terrorismo.

Esta vez se le acusa de liderar una célula que captaba menores para Dáesh y reunirse en "la tienda del Guantanamero" -en alusión a su estancia en la base estadounidense-, que él regentaba en Ceuta.

Se enfrenta a una petición del fiscal de 12 años de cárcel por integración en organización terrorista o, de forma alternativa, a 9 años por adoctrinamiento, así como a 10 años de libertad vigilada.

Junto a él se sentarán en el banquillo otros dos presuntos miembros de la célula desarticulada en febrero de 2016, Morad Duas Mohamed, Poti, y Hamsa Lachayi Abdeslam, hermano del Piti.

El talibán español, que recibió entrenamiento en tácticas de combate en 2001 en campos de Afganistán, está considerado el líder espiritual de los otros dos acusados, a los que instruyó "acerca de la estructura y funcionamiento de Dáesh, de los distintos modos de llevar a cabo acciones violentas, y de las medidas de seguridad que deben adoptar para evitar ser detectados".

Morad Duas, considerado su lugarteniente, era el encargado de "inculcar esas bases sobre menores de edad" utilizando para ello material audiovisual producido por el Estado Islámico, mientras que Hamasa Layachi se convirtió en "un referente ideológico" en la barriada ceutí de El Príncipe, "posición de la que se valió para captar y acercar la célula a jóvenes".

Previamente había sido "adoctrinado y formado en los idearios de la yihad por los otros dos procesados" con los que "colaboraba activamente" en la captación de menores para que acudiesen a las reuniones en la "tienda del Guantanamero", el establecimiento que el talibán español regentaba en Ceuta.

Allí, se dedicaban a "formarse y compartir vídeos" haciendo hincapié "en aquellas interpretaciones que justifican las acciones violentas".

Lo más