TERRORISMO ETA

Juzgan al etarra Ata por coordinar el traslado de explosivos a Portugal

La Audiencia Nacional juzga a partir de este lunes al exjefe de ETA Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, Ata, por coordinar el traslado desde Francia de una furgoneta interceptada en 2010 con explosivos mientras se dirigía a la localidad portuguesa de Óbidos, donde la banda tenía una sede logística.,Ata aún tiene que cumplir condena en Francia, por lo que el país galo ha acordado su entrega temporal a España para que sea juzgado por estos hechos, por los que se enfrenta a una pe

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:22

La Audiencia Nacional juzga a partir de este lunes al exjefe de ETA Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, Ata, por coordinar el traslado desde Francia de una furgoneta interceptada en 2010 con explosivos mientras se dirigía a la localidad portuguesa de Óbidos, donde la banda tenía una sede logística.

Ata aún tiene que cumplir condena en Francia, por lo que el país galo ha acordado su entrega temporal a España para que sea juzgado por estos hechos, por los que se enfrenta a una petición fiscal de 13 años de cárcel acusado de dos delitos de depósito de explosivos y falsificación de documentos.

Según fuentes fiscales consultadas por Efe, Carrera Sarobe será juzgado por estos hechos junto con otro etarra, Jon Etxebarria Oiarbide, que cumplió su pena en Francia y fue reclamado por la Audiencia Nacional para este juicio, tras lo que las autoridades galas lo trasladaron a España e ingresó en prisión en espera de su celebración.

Oiarbide se enfrenta a una petición fiscal de 9 años de cárcel por un delito de depósito de armas y explosivos.

También está acusado, pero no se sentará todavía en el banquillo, Iñaki Reta de Frutos, detenido en 2015 en Francia y que será entregado por este país más adelante para ser juzgado. Se enfrenta a 18 años por integración en ETA y depósito de explosivos y armas.

En su escrito de acusación, el fiscal explica que los hechos se remontan a 2010, cuando unos agentes de la Guardia Civil interceptaron esa furgoneta en la localidad zamorana de Bermillo de Sayago conducida por el etarra Garikoitz García Arrieta, condenado a 37 años de cárcel por esta acción y que consiguió darse a la fuga hasta Portugal, donde fue arrestado conduciendo el coche del instituto armado.

En ese juicio la Audiencia Nacional también sentenció a 22 años de cárcel a Iratxe Yáñez Ortiz, que conducía un coche "lanzadera" en esta operación de transporte y que fue detenida a su llegada a Portugal.

En la furgoneta interceptada se hallaron armas, explosivos y documentos falsos que los etarras iban a destinar a aprovisionar una base de la organización en Portugal, concretamente una vivienda en la localidad de Óbidos, y ejecutar desde allí atentados.

Según relata el fiscal, entre lo encontrado en la furgoneta había una caja con la etiqueta "Elektro materiala" donde se guardaban todos los componentes eléctricos para fabricar bombas, recubierta de cinta adhesiva de embalar de color marrón.

En dicha cinta se hallaron siete huellas dactilares que se corresponden a los dedos índice izquierdo y derecho de Etxeberria Oiarbide y tres huellas de los dedos índice derecho e izquierdo de Reta de Frutos, que eran en aquel entonces "miembros liberados" de ETA.

El fiscal afirma que estas dos personas "actuaron en conjunción de esfuerzos y coordinados" por Carrera Sarobe "para el depósito y transporte de las sustancias y componentes explosivos intervenidos en la furgoneta", que fue a su vez alquilada por Ata en Mâcon (Francia).

Carrera Sarobe usó para ello un DNI falso a nombre de David Aranda Borbón, el mismo que utilizó para alquilar en la misma localidad francesa el vehículo lanzadera que conducía la etarra condenada.

De hecho, en el interior de este último vehículo se halló una factura de compra de dos neumáticos en un establecimiento francés a nombre de David Aranda, lo que para el fiscal refuerza los indicios contra Carrera Aarobe.

A Ata, el fiscal le pide 16 años de cárcel por un delito de depósito de explosivos, otro de tenencia ilícita de armas y un tercero de falsificación de documento oficial.

Carrera Sarobe, de 46 años, fue detenido pocos meses después de estos hechos, en mayo de 2010, en un piso de Bayona (Francia), adonde había huido en 2003.

Junto a Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, lideró la línea dura de ETA, favorable a intensificar los atentados, la cual salió vencedora en la crisis interna de la banda tras la tregua de 2006.

Ha sido sentenciado a dos cadenas perpetuas en Francia, la última por la muerte el 16 de marzo de 2010 del policía francés Jean-Serge Nérin, considerado la última víctima mortal de la organización terrorista.