TRIBUNALES HOMICIDIO

Jurado ve culpable a anciano que mató asaltante, pero pide suspender la pena

El jurado ha considerado culpable al anciano Jacinto S.M. de la muerte de uno de los dos jóvenes que asaltaron su vivienda en Tenerife en 2015, pero propone que se le suspenda la pena o se le indulte, dada su avanzada edad y por haber actuado en defensa de su vida y la de su familia.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 22:32

El jurado ha considerado culpable al anciano Jacinto S.M. de la muerte de uno de los dos jóvenes que asaltaron su vivienda en Tenerife en 2015, pero propone que se le suspenda la pena o se le indulte, dada su avanzada edad y por haber actuado en defensa de su vida y la de su familia.

Éstas son las conclusiones del veredicto que ha emitido hoy el jurado que ha juzgado esta semana a Jacinto S.M., actualmente de 83 años, por la muerte de Jonás C.R., uno de los dos jóvenes que asaltaron la vivienda del anciano en Arafo, cuando el acusado se encontraba junto a su esposa y la hermana de ésta.

Al término de la lectura Avelino Míguez, abogado de Jacinto S.M., anunció su intención de recurrir el fallo por entender que el veredicto está "lleno de incongruencias", insistió en la inocencia de su defendido y pidió que si es necesario imponer una pena, que sea la mínima legalmente establecida.

En el veredicto, el jurado establece los hechos probados en virtud de lo relatado por el acusado, su esposa, la hermana de ésta -que sólo escuchó los gritos del altercado al haberse encerrado en el cuarto de baño- y el asaltante que sobrevivió, Christian, que era menor de edad en el momento.

Para el jurado queda probado por unanimidad que el acusado efectuó el disparo que causó el fallecimiento de Jonás C.R. en defensa propia y de su esposa pese a que existían alternativas posibles "menos gravosas" para impedir el riesgo real existente en el asalto, o que se imaginaba el anciano ante la situación de angustia y temor provocada por los jóvenes, que iban enmascarados.

El jurado reconoce que Jacinto actuó en defensa propia pero insiste en que podía haber utilizado otras alternativas igualmente efectivas para salvaguardar su integridad física y la de su esposa "evitando la muerte del fallecido".

Añade que ha quedado probado que el acusado efectuó un disparo con un revólver del calibre 38 asumiendo el riesgo de causar la muerte de la persona enmascarada que resultó ser Jonás C.R., pues el recinto era pequeño y podía impactar sobre alguno de los presentes en el lugar.

También ha quedado probado que los asaltantes con el objetivo de apoderarse del dinero que pudieran encontrar en la vivienda encañonaron al acusado en la sien con una pistola simulada y le ocasionaron diversas lesiones, lo que refrendó Christian C.P. y los médicos forenses.

Para el jurado no ha quedado probado que después de que Jacinto disparase, y Christian saliese corriendo, su acompañante Jonás C.R. se enfrentase al anciano portando un palo en la mano, pues no se disponen de pruebas suficientes y hay contradicciones en las declaraciones de los testigos.

Sí se ha constatado que el revólver de Jacinto tenía un número de serie parcialmente borrado a sabiendas de que carecía de la licencia necesaria, lo que manifestó el acusado tras argumentar que el arma se la había dado un hijo actualmente fallecido.

Por todo ello el jurado considera en su veredicto que aunque Jacinto S.M. es culpable de la muerte de Jonás C.R., se le deben conceder los beneficios de la suspensión de la pena privativa de libertad en el caso de que legalmente sea posible y propone su indulto total o parcial, dada su edad, que carece de antecedentes penales y que si provocó la muerte de Jonás C.R. fue en un intento de defender su vida y la de su familia.

Lo más