SUCESOS PARRICIDIO

El juez manda a prisión al parricida confeso de Sils

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Santa Coloma de Farners ha decretado la prisión comunicada y sin fianza para Jorge G.F., el vecino de Sils de 43 años detenido por los Mossos el pasado día 3 y que confesó ser el autor de la muerte de su madre.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:18

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Santa Coloma de Farners ha decretado la prisión comunicada y sin fianza para Jorge G.F., el vecino de Sils de 43 años detenido por los Mossos el pasado día 3 y que confesó ser el autor de la muerte de su madre.

El detenido, Jorge G.F. de 43 años y nacionalidad española, ha entrado a las 09:20 horas en el juzgado, donde estaba previsto comenzar su declaración ante el juez sobre las diez de la mañana.

Jorge G.F. fue detenido después que los Mossos encontraran muerta y envuelta en plásticos a su madre en la casa que compartían en la calle Tigre, de la urbanización Vallcanera Park, de Sils, el pasado día 31 de agosto.

El detenido, que reconoció ante los mossos haberle tapado las vías respiratorias hasta que dejó de moverse" y que "no tenía intención de matarla", está investigado por un delito de asesinato con el agravante de parentesco, estafa a la Seguridad Social y falsedad documental, delitos que comportan penas que podrían llegar hasta los 31 años de cárcel.

Los investigadores sospechan que el detenido, que sacaba grandes cantidades de dinero de la cuenta de su madre, la mató para quedarse con el dinero de su pensión de viudedad y con un crédito que habría solicitado online haciéndose pasar por ella.

La mujer fue localizada el pasado 31 de agosto envuelta en plásticos y con los ojos, la nariz y la boca envueltos en cinta aislante.

Por su parte, la defensa sostiene que se pelearon, le tapó la boca a su madre para que callara porque gritaba mucho y le provocaba dolor de cabeza por una lesión anterior que presentaba y se fue dejándola en la cama, y cuando volvió días después vio que el cuerpo no se había movido.

Aunque el cadáver se pudo localizar gracias a que amigos y vecinos de la víctima, Carmen F., de 64 años, denunciaron su desaparición, las primeras investigaciones apuntan que el parricidio ocurrió el pasado mes de noviembre.

Lo más