Boletín

La gran contradicción de Kichi, el azote de Pablo Iglesias en Podemos

El alcalde de Cádiz logró revalidar el gobierno municipal en los comicios de mayo de 2019

La gran contradicción de kichi, el azote de Pablo Iglesias en Podemos

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:52

El alcalde de Cádiz, el podemita José María González ‘Kichi’, ha sido protagonista en las últimas horas después de que haya remitido una misiva al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchezen la que ofrece a la ciudad andaluza para que el barco Open Arms pueda atracar y desembarcar así los inmigrantes rescatados que lleva a bordo.

En el escrito, el alcalde afirma que "permanecer de brazos cruzados" ante esta situación "acusando a quienes luchan por un mundo mejor de no enfrentarse a decisiones importantes, es situarse junto a los Salvinis, Le Pens y Abascales y a las voces que quieren llenar nuestra fronteras de insolidaridad y alambres que hieren la piel hasta dejarlas jirones".

De esta manera, el primer edil gaditano  proporciona al Gobierno de España una oportunista solución ante un problema de calado y de difícil abordaje. Pero no es la primera vez que el regidor andaluz, que revalidó la mayoría tras los comicios municipales del pasado 26 de mayo, ha hecho uso del populismo para ganarse el aplauso de sus seguidores. Una de las primeras tuvo lugar en junio de 2015, unos días más tarde de ser elegido alcalde de Cádiz. Fue tras el desahucio de una familia, en la que el propio ‘Kichi’ se personó en el lugar para instar a los agentes y a la comitiva policial que paralizara el desahucio, sin éxito.

Finalmente, se conoció la verdadera historia y el drama por el que estaba pasando la anciana propietaria de la vivienda, que padecía graves problemas de salud, además de tener una precaria situación económica. Por otro lado, se pudo saber que los inquilinos del inmueble, que también atravesaba problemas económicos, recibieron ayudas del gobierno municipal anterior, correspondiente a la corporación de Teófila Martínez, para pagar parte de la deuda y retrasar el lanzamiento. La propietaria no recibió nada de ese dinero.

La posición adoptada por el gobierno del alcalde de Podemos es contradictoria respecto a la denuncia que interpuso el Ayuntamiento el pasado mes de enero contra un grupo de 25 personas sin hogar que ocuparon el edificio ‘La Casa de Cádiz’ en Barcelona, abandonado desde hacía 14 años, para convertirlo en una residencia para gente sin hogar. En este punto cabría recordar que el regidor representa al sector Anticapitalistas de Podemos.

Otra de las polémicas protagonizadas por el alcalde de Cádiz ocurrió el pasado verano, en 2018, cuando tuvo lugar la crisis de los astilleros de la Bahía gaditana. La disyuntiva estaba entre defender el contrato entre Navantia y Arabia Saudí por el cual los trabajadores fabricaban 400 bombas de precisión en la guerra de Yemen, o rechazar la oferta. El regidor optó por la primera opción, bajo el pretexto de que “tenía que elegir entre el pan y la paz. Si no los hacemos nosotros, los harán otros. Quién me iba a decir que iba a defender un contrato de Navantia con Arabia Saudí, pero hay que ver la situación real de las familias de Cádiz".