El Govern celebra la "predisposición" de los comuns con las cuentas y se volverán a reunir

El Govern celebra la predisposición de los comuns con las cuentas y se volverán a reunir

Europa Press

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 18:38

Se abre a subir impuestos pero primero hará "estimaciones" sobre qué impacto tendría

El vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Pere Aragonès, ha celebrado este jueves "el tono y la predisposición" que tiene Catalunya en Comú para negociar los Presupuestos de la Generalitat de 2019, y ha considerado que es posible sellar un acuerdo en las próximas semanas.

Lo ha dicho en declaraciones a los periodistas tras una reunión de dos horas y media con los diputados del grupo de los comuns en el Parlament Jéssica Albiach y David Cid, que ha calificado de "satisfactoria" y que repetirán en los próximos días para acercar posiciones.

Los comuns han planteado a Aragonès subir varios impuestos, como el IPRF a las rentas altas y Sucesiones y Donaciones, y el conseller ha dicho que no lo descarta, pero que primero la Generalitat hará "estimaciones" de qué impacto tendría esta subida en los ingresos de la administración catalana.

Así, la Generalitat no se cierra a modificar ciertos impuestos, pero primero quiere analizar cuántos ingresos de más le supondrían y, cuando lo sepa, concretará si es partidaria de los cambios fiscales que les plantean los comuns o no.

Aragonès ha dicho que, por ejemplo, el 40% del impuesto de Patrimonio de toda España se recauda en Cataluña, lo que significa que la Generalitat ya ha tiene "margen recorrido" por la vía de los impuestos, por lo que no tiene claro que debe insistir en subirlos.

Además, ha expuesto que una parte de la subida impositiva que plantean los comuns no tendría un impacto inmediato ya que, el IRPF, lo recauda el Estado y no lo liquida en el mismo ejercicio presupuestario, por lo que una subida de este impuesto no tendría un impacto hasta dentro de "dos años".

REGLA DE GASTO

Aragonès ha señalado que el principal problema que tiene el Govern para cuadrar las cuentas no es tanto que el déficit máximo permitido sea del 0,1% o del 0,3%, sino que la regla de gasto no deja a la Generalitat que su gasto esté por encima del 2,7%.

Por esto ha asegurado haber pedido al Gobierno central que determinados gastos del Govern no computen dentro de este 2,7%, como por ejemplo ciertas inversiones y la devolución de las pagas extras que la Generalitat adeuda a sus trabajadores públicos.

NUEVE DE DIEZ

El vicepresidente ha asegurado que el Govern comparte "nueve de las diez" demandas que han puesto encima de la mesa los comuns, y que lo único en lo que falta ponerse de acuerdo es sobre la cifra exacta de recursos que se tienen que destinar a ellas.

Así, ha explicado que hay sintonía en mejorar inversiones en las guarderías, desplegar el decreto de 'escuela inclusiva', convertir el Institut Català de Finances (ICF) en un banco público, y sacar la convocatoria de 750 plazas de Mossos d'Esquadra y 250 de bomberos, entre otras cuestiones.

El único punto que la Generalitat no comparte es uno relativo a la mejora del transporte público, ya que Aragonès ha expuesto que es un tema que depende de las "aportaciones" que hace el Estado, por lo que el Govern no puede asumir compromisos que no dependen de él que luego se ejecuten.

SIN FECHA

Aragonès ha asegurado que la Generalitat trabaja para presentar cuanto antes las cifras exactas de las cuentas, pero no ha concretado cuando las tiene previstas presentar en el Parlament para que inicien el trámite en la Cámara catalana.

También ha explicado que los comuns no le han pedido apoyar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) a cambio de que ellos aprueben los de la Generalitat, y ha asegurado que la posición del Govern sobre los PGE no ha variado y continúa siendo de absoluto rechazo.

Lo más