COPE

GOBIERNO REMODELACIÓN G.LAYA

González Laya: de cómo "Spain is back" tropezó con el coronavirus y Marruecos

Cristina Lladó

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:53

Cristina Lladó

La ya exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya llegó al ministerio con fuerza y optimismo, con ganas de impulsar el multilateralismo y la diplomacia económica, pero en su camino se cruzaron el coronavirus y Marruecos, dos temas que le han obligado a cambiar su agenda y puesto en más de un brete.

Spain is back proclamó aquel 13 de enero de 2020 cuando tomó posesión de su cargo, convencida de que su papel era impulsar la presencia de España en la escena internacional y potenciar la diplomacia económica y comercial.

Y, de paso, trabajar por dos de las causas más queridas para ella, el feminismo y la promoción de las mujeres y la transformación ecológica y el desarrollo sostenible.

Pero su agenda se torció de inmediato con la llegada de la pandemia y los cientos de miles de españoles que quedaron atrapados por los cierres de fronteras y cancelaciones de vuelos en todos los rincones del mundo.

Así, más de un tercio de su mandato al frente de Exteriores se vio absorbido por la organización de una inmensa operación de repatriación; lo que inicialmente iba a ser un esfuerzo sin precedentes por facilitar el regreso de más de 2.200 viajeros desde 134 países del mundo, acabó convirtiéndose en una operación que implicó a todo el Ministerio y ayudó a regresar a más de 20.000 españoles desde todos los puntos del planeta.

Durante esos meses, en infinidad de llamadas por videoconferencia con sus homólogos de todo el mundo, González Laya apostó por el multilateralismo y la acción concertada como única fórmula para resolver los problemas sanitarios y sociales causados por la pandemia de covid.19.

Una y otra vez, para desespero de los medios de comunicación, la ministra y su departamento fiaban la respuesta y reacción ante cualquier evento o situación a lo que decidieran la Unión Europea, la ONU y otros organismos internacionales.

Las negociaciones comerciales con Estados Unidos, la creciente crisis en Venezuela, Nicaragua o Perú; la inmigración y sus consecuencias, las complejas relaciones con China o Rusia todo estaba a expensas de lo que se decidiera en Europa y a su postura se sumaba España.

DIPLOMACIA DISCRETA

Y lo que no dependía directamente de Europa quedaba cubierto con un manto de discreción y silencio, fiándolo todo a la diplomacia de pequeños pasos, contactos discretos y negociaciones fuera del foco mediático.

Así ha sido con Marruecos, una y otra vez desde la determinación de fronteras marítimas en aguas de Canarias, hasta la crisis final provocada por la decisión de González Laya de permitir la entrada en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, por razones humanitarias.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La presencia, supuestamente discreta, del líder polisario en un hospital de Logroño desató las iras de Marruecos que respondió lanzando a miles de inmigrantes contra Ceuta y Melilla, retirando a su embajadora y cancelando la operación Paso del Estrecho.

Una vez más, la ministra apeló a la diplomacia discreta como forma de resolver el conflicto, una estrategia que aún no ha dado frutos aparentes y que, al final, se ha llevado por delante a la ministra.

DIPLOMACIA PRESENCIAL Y TELEMÁTICA

En cuanto pudo, González Laya retomó los viajes, muchos de ellos con el objeto de impulsar negociaciones o medidas adoptadas por la UE, como a Malta, Grecia, Turquía para intentar desbloquear la tensión en el Mediterráneo Oriental; o a Libia y los países de Oriente Medio para impulsar las posiciones europeas en los conflictos de la zona.

Trabajadora y ordenada, González Laya comenzó a visitar metódicamente todos los países del Mediterráneo, para a continuación, empezar con los del Sahel, foco de inmigración ilegal hacia Europa y de terrorismo yihadista.

Senegal, Mauritania o Mali también han recibido su visita, como lo han hecho países iberoamericanos como Paraguay y Colombia, región con la que ha mantenido una relación especialmente intensa gracias a las posibilidades de ubicuidad que brindan internet y las video conferencias.

APOYO A LAS MUJERES

En todos estos viajes, la ministra se reservó siempre unas horas para reunirse con asociaciones de mujeres, emprendedoras y activistas sociales para animarlas en su tarea y potenciar su impulso reformador.

Este apoyo a las mujeres y su voluntad de impulsar su protagonismo es lo que, según fuentes conocedoras del funcionamiento del Ministerio, es lo que, en buena medida, ha tenido bloqueado el proceso de nombramiento de embajadores hasta el punto de que una treintena de países tiene el puesto vacío, entre ellos India, Rusia, Irán o Nigeria.

Reino Unido tampoco. Su embajada está vacía desde hace casi 10 meses, pese a que Europa estaba en plena negociación final del brexit y que Madrid y Londres se encontraban enzarzados en las negociaciones sobre la futura relación con Gibraltar, otro tema que deberá resolver el nuevo titular de Exteriores.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo