González Laya apuesta por el pragmatismo con Gibraltar y no se cierra a una zona con libertad de movimiento, según 'FT'

González Laya apuesta por el pragmatismo con Gibraltar y no se cierra a una zona con libertad de movimiento, según FT

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:59

Espera que el viaje de Estado los Reyes a EEUU tenga "resultados" en asuntos que interesan a ambos países

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, no ve con malos ojos los llamamientos del Gobierno de Gibraltar a favor de una zona con libertad de movimiento con España y sugiere que conceptos tradicionales como la soberanía son menos importantes que los recientes acuerdos sobre asuntos como la fiscalidad y la lucha contra el contrabando, según afirma el diario británico 'Financial Times', que publica una entrevista con ella.

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, quiere que el Peñón forme parte del espacio Schengen y un portavoz del Gobierno británico citado por el diario afirma que "Reino Unido y Gibraltar siempre han apoyado acuerdos en la frontera con España que promuevan la fluidez y la prosperidad compartida en la región".

No obstante, González Laya declina descender a lo concreto "sobre si sería Schengen o un modelo diferente a Schengen", porque es algo que hay que abordar "en un diálogo que comienza ahora".

Eso sí, cree que "la población de Gibraltar necesita a los españoles para funcionar y los españoles a los gibraltareños para reforzar su prosperidad", de modo que "lo que importa en el siglo XXI es gestionar la interdependencia".

"SOBERANÍA DEL SIGLO XXI"

A su juicio, España tiene que poner el foco en una "soberanía del siglo XXI" y en asuntos prácticos que refuercen los lazos con el territorio. "Al final, cualquier acuerdo que alcancemos tendrá que funcionar para ellos (Gibraltar) y tendrá que funcionar para nosotros, esa es la única línea roja en realidad", señala.

"Vivimos en el siglo XXI, lo que hemos hecho con el acuerdo fiscal es probablemente mucho más importante de lo que pensamos para nuestra soberanía", explica, precisando que nadie quiere "una zona de competencia desleal junto a su frontera".

La ministra sostiene que las conversaciones post-Brexit son "una oportunidad increíble" para abordar el estatus de Gibraltar y para "arreglar cosas" en relación con el Peñón que no han podido resolverse "en los últimos 300 años".

El diario británico reconoce que la posición española sobre Gibraltar es particularmente importante después del Brexit, porque la UE ha decidido dar a Madrid un derecho de veto sobre cualquier acuerdo UE-Londres que afecte a este territorio y esto, a su vez, podría afectar al acuerdo global que el primer ministro británico, Boris Johnson, quiere cerrar este mismo año.

El Gobierno español, prosigue, también es consciente del precedente creado por las disposiciones del acuerdo de salida que mantienen a Irlanda del Norte en la unión aduanera y con elementos del mercado único, y que, añade, algunos analistas apuntan a que podría acelerar la unificación de Irlanda.

VIAJE DE LOS REYES A EEUU

Por otro lado, la nueva ministra de Exteriores confía en que el viaje de Estado de los Reyes de España a Estados Unidos en abril tenga "resultados" interesantes para los dos países, dice en la entrevista, recogida por Europa Press.

"Asegurémonos de que la visita produce resultados desde el punto de vista de asuntos que le interesan a Estados Unidos y que le interesan a España", dice en la entrevista, en la que afirma que España quiere mejorar sus relaciones con Washington.

Además, alude a las dos bases militares españolas cedidas a Estados Unidos (Rota y Morón) para decir que, aunque esa conversación no ha comenzado, está claro que las bases "son importantes para Estados Unidos y son importantes también para España".

Este mismo miércoles, la ministra de Defensa, Margarita Robles, se reunió con su homólogo estadounidense, Mark Esper, en el marco de una reunión de la OTAN y pidió una reconsideración de los aranceles "exorbitados" a un "socio" como España con el que colabora en la OTAN y en el ámbito de Defensa.

Los aranceles son, precisamente, uno de los focos de tensión entre España y Estados Unidos --otro es la posición española sobre Venezuela-- en el plano político. Con todo, la visita de Estado de los Reyes a invitación de Donald y Melania Trump permitirá escenificar "la excelencia e intensidad de las relaciones bilaterales", según decía el comunicado de Exteriores.

PAPEL DECISIVO ANTE LAS DIVERGENCIAS ENTRE PARÍS Y BERLÍN

En cuanto a la posición de España en los asuntos europeos, González Laya argumenta que España debe tener un papel "decisivo" ahora que Francia y Alemania divergen en asuntos como la defensa o las reglas del mercado interior.

"La UE hoy está más fragmentada. Francia y Alemania no están necesariamente de acuerdo en muchos asuntos fundamentales y nosotros queremos tener un papel en la toma de decisiones clave", explica.

Entre otras cosas, adelanta que España, que define como una economía muy abierta, se opone a que se debiliten las normas europeas de competencia para facilitar la formación de gigantes empresariales europeos, porque considera que esas normas son "una garantía de la integridad del mercado europeo".

En directo2

Mediodía COPE

Antonio Herraiz y Marta Ruiz

Reproducir

Mediodía COPE

Antonio Herraiz y Marta Ruiz

Escuchar

LA LUPA de la mañana

Con Ana Samboal y Raquel Caldas

Ver TRECE