El Gobierno israelí confirma a Naftali Bennett como ministro de Defensa de Israel

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:43

Azul y Blanco critica la maniobra por considerar que busca evitar un acuerdo de Gobierno con Nueva Derecha

El líder del partido Nueva Derecha Naftali Bennett, ha sido confirmado este domingo por el Gobierno israelí como nuevo ministro de Defensa israelí, con lo que se sella la alianza entre este partido y el Likud del primer ministro, Benjamin Netanyahu. El acuerdo incluye además la unión de los grupos parlamentarios en la Knesset de Likud y Nueva Derecha hasta el final de la presente legislatura.

El nombramiento de Bennett es temporal y tendrá que abandonar el cargo una vez que se alcance un acuerdo para la formación del nuevo Ejecutivo, en medio del estancamiento de las negociaciones tras dos elecciones durante el último año. El pacto incluye además que la colíder de Nueva Derecha, Ayelet Shaked, no sea ministra.

Mientras, desde el principal partido de la oposición, Azul y Blanco, critican el acuerdo por que consideran una maniobra para evitar que Nueva Derecha negocie la formación de un gobierno con Benny Gantz, líder de Azul y Blanco. "Como de costumbre, Netanyahu ha puesto por delante sus intereses políticos y personales con el cínico nombramiento de Bennett", ha subrayado la formación.

También un ministro del Likud, Yoav Galant, ha advertido de que el nombramiento es problemático en las actuales circunstancias de seguridad para Israel. "Este nombramiento no sirve a la seguridad del Estado y por consiguiente votaré en contra", ha advertido Galant.

LAS NEGOCIACIONES

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, entregó el 23 de octubre a Gantz el mandato para formar gobierno, tras recibirlo de vuelta de manos de Netanyahu, quien no logró formar una coalición.

Netanyahu ha apostado por la formación de un gobierno de unidad amplio, a pesar del fracaso de sus negociaciones con Azul y Blanco para formar un Ejecutivo, lastradas por la negativa de Gantz a que el primer ministro se mantuviera en el cargo.

Si Gantz tampoco logra formar un ejecutivo en el plazo otorgado de 28 días, cualquier otro diputado de la Knesset podrá optar a un periodo, más corto, de 21 días, para formar gobierno, según la normativa israelí, que prevé que si no se logra por estas vías se puedan repetir las elecciones nuevamente.

En las recientes elecciones del 17 de septiembre, el partido Azul y Blanco de Gantz fue el más votado con un 25,93 por ciento y 33 de los 120 escaños de la Knesset, por delante del Likud de Netanyahu (25,09 y 31 escaños). La tercera fuerza es la Lista Conjunta (Balad, Hadash, Taal y Lista Árabe Unida, 10,62 por ciento y 13 escaños).

Por detrás, están los ultraconservadores Shas (7,44 por ciento y 9 asientos), Yisrael Beiteinu (6,99 y 8 puestos), Judaísmo Unido de la Torá (6,06 por ciento y 8 lugares) y Yamina (5,88 por ciento y 7 escaños). Completan la Knesset o Parlamento israelí dos partidos de izquierda: Laborismo-Gesher (4,8 por ciento y 6 sitios) y Unión Democrática (4,34 y 5 plazas).

La principal formación árabe-israelí, Lista Conjunta, ha anunciado ya su intención de respaldar a Gantz, mientras que la coalición del Partido Laborista y el Partido Gesher también han recomendado a Gantz para ser primer ministro para evitar un nuevo mandato de Netanyahu.

Lo más