Boletín

JUICIO PROCÉS (Crónica)

Frío en el Supremo

Cuatro horas ha tenido que esperar Quim Torra para estrechar la mano de Oriol Junqueras. Sentado, muy digno, en el banquillo, Junqueras ni se ha vuelto cuando el 'muy honorable' ha hecho su entrada en la sala de vistas en el primer día del juicio de "procés", agitando la mano a los acusados que sí han girado la cabeza para saludarle.,Esta es quizás la imagen de una primera jornada marcada por el frío: el frío en la sala de vistas que obligaba a ponerse la

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:16

María Traspaderne

Cuatro horas ha tenido que esperar Quim Torra para estrechar la mano de Oriol Junqueras. Sentado, muy digno, en el banquillo, Junqueras ni se ha vuelto cuando el 'muy honorable' ha hecho su entrada en la sala de vistas en el primer día del juicio de "procés", agitando la mano a los acusados que sí han girado la cabeza para saludarle.

Esta es quizás la imagen de una primera jornada marcada por el frío: el frío en la sala de vistas que obligaba a ponerse las bufandas, las temperaturas bajas que se han registrado entre Torra y algunos acusados como Junqueras y los vientos gélidos que separaban a los familiares de los presos de parte del público fan de Vox.

El día (y el frío) ha empezado con largas colas a las puertas del Supremo, donde los 600 periodistas acreditados han tenido que esperar más de una hora para entrar, filmando entretanto a los tres acusados que han accedido a pie (los únicos que no están en prisión), a abogados y familiares.

Mujeres, maridos e hijos de los encausados en el "procés" que han acudido a Madrid con la intención de hacerse ver, aunque de una manera sutil, medida, igual que sus seres queridos. "Esta causa atenta contra el derecho a protestar", ha dicho el abogado de Junqueras casi como representante de todos ellos.

Y es que entre los doce acusados solo uno, Jordi Sánchez, llevaba en su solapa un lazo amarillo. Los exconsellers se han puesto una chapa con el emblema del Govern, una delicada manera de elevar su voz frente a un juicio que consideran injusto.

Su gente, sentada en la quinta y sexta filas del público, lo ha hecho de las formas más diversas, pero nunca estridentes: una flor amarilla en la chaqueta, un colgante de ese color, la bufanda o hasta un pañuelo atado al bolso. Sin frases, sin emblemas, sin llamar mucho la atención.

Detrás, en las últimas filas, el público. Muchos eran seguidores de Vox que no se han podido contener al ver a su abogado por los pasillos del Supremo: "¡Gracias por salvar España!", le gritaba una mujer venida de Gerona, donde, decía, tienen que "aguantar" a Torra más que en ningún sitio.

El mismo Torra que se sentaba, él sí luciendo un lazo amarillo, en la primera fila de la bancada de la suntuosa Sala de Plenos del Supremo, junto a los consellers Esther Capella y Damià Calvet y delante de la veintena de periodistas que lo han seguido en directo.

Sutil, Calvet jugueteaba con un bolígrafo amarillo que hacía la competencia a los bolis de los abogados de VOX, en este caso verdes y blancos y con la bandera de España. Amarilla también era la funda del móvil del portavoz de JxCat, Albert Batet, en la segunda fila.

Aunque se les dio la opción de sentarse tras sus abogados, los doce acusados -los hombres, nueve, todo vestidos de traje- han decidido finalmente hacerlo en el banquillo, desde donde no podían ver a sus familiares pero sí a los siete magistrados que decidirán su futuro.

El más expresivo, Jordi Cuixart, se volvía de cuando en cuando sonriente para saludarlos y ha aprovechado los recesos para hacerlo en persona, con el permiso de los policías que escoltaban a los presos.

Torra ha tenido que esperar desde las diez y cuarto de la mañana, cuando ha comenzado el juicio, hasta el segundo receso, pasadas las dos de la tarde, para estrechar la mano del líder de Òmnium y de Junqueras, que en el primer descanso ha preferido dar dos besos a su mujer y ha ignorado al presidente. Sí le han saludado en ese primer receso los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull.

Los acusados han hablado poco entre ellos, como tampoco Torra con sus acompañantes del Govern. Sí se ha visto alguna conversación, corta, entre los tándems Turull y Rull y Carmen Forcadell y Dolors Bassa, esta última con su abrigo a modo de manta por momentos.

Un "vodevil procesal" (como ha calificado un abogado a la causa) retransmitido en directo, una vez superados los ataques de los "hackers" a la web del Supremo, con cuatro cámaras colgadas en las paredes rompiendo la majestuosidad de una sala forrada de terciopelo rojo de Damasco, madera y dorados, y coronada por un gran fresco que representa los crímenes más graves de la humanidad.

Cámaras que se movían de un lado al otro como en un Gran Hermano procesal en el que se han podido escuchar, en boca de los abogados, palabras como "populismo", "elecciones" o "lucha", en contraste con la mesura que se respiraba en la sala.

Lo más