Boletín

FISCALÍA MEMORIA

La Fiscalía destaca la cantidad de medios que aún dedica a la crisis bancaria

La Fiscalía General del Estado (FGE) destaca en su Memoria Anual correspondiente al ejercicio 2018 la cantidad de recursos y esfuerzo que aún le exigen las crisis bancarias, así como el menor volumen de moneda falsa detectada y un ligero repunte en el fraude del IVA.,En el apartado dedicado a los delitos económicos, la institución constata la estabilización de este tipo de infracciones, y recalca la dificultad que entraña la determinación de los delitos societarios, cuyo có

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:40

La Fiscalía General del Estado (FGE) destaca en su Memoria Anual correspondiente al ejercicio 2018 la cantidad de recursos y esfuerzo que aún le exigen las crisis bancarias, así como el menor volumen de moneda falsa detectada y un ligero repunte en el fraude del IVA.

En el apartado dedicado a los delitos económicos, la institución constata la estabilización de este tipo de infracciones, y recalca la dificultad que entraña la determinación de los delitos societarios, cuyo cómputo se hace "extremadamente problemático" al estar encomendados a los juzgados de lo Penal.

Por el contrario, las consecuencias penales de las llamadas crisis bancarias, cuya génesis y trascendencia se apuntaban en la Memoria de 2017, "continúan consumiendo importantes recursos de la Fiscalía y exigen de los fiscales un gran esfuerzo para su inicial comprensión y para su posterior encaje penal".

Reflejo de la estabilización a la que se refiere el ministerio fiscal en su Memoria Anual son los datos que aporta sobre falsificación de moneda, que "apenas" ha tenido incidencia.

Por lo que respecta a la falsificación de billetes, en la zona del euro se retiraron el pasado año de la circulación algo más de 500.000 unidades, reduciéndose las incautaciones con respecto al ejercicio anterior.

En España se decomisaron en distintas operaciones policiales billetes espurios por un valor de 2.773.370 euros; el billete más falsificado fue el de 50 euros, seguido del de 20; en todo 2018, se intervinieron en España 58.637 billetes, frente a los 59.594 incautados en 2017.

No existen indicios, señala el documento, de que exista una falsificación que tenga su origen en España y sea considerada como peligrosa por sus características técnicas; las que predominan, con posible origen español, son de baja calidad y de un bajo número de billetes incautados.

El método empleado en este tipo de falsificaciones es el de más sencillo manejo, mediante escáner y ordenador.

De las que tienen su origen fuera de España pero inciden en España existen cuatro focos perfectamente diferenciados en base a la procedencia de las mismas: Italia; Reino Unido; Centroeuropa y Latinoamérica (Colombia y Perú).

Asimismo, durante el ejercicio se detectaron 44.423 monedas falsas, frente a las 32.806 de 2017 y a las 38.441 de 2016; al igual que en el resto de la zona del euro, la mayoría de las monedas falsas detectadas en circulación en España es la de dos euros (41.976 piezas), un 94,50 %.

En conjunto, los delitos de falsificación de moneda y tarjetas de crédito, débito y cheques de viaje cometidos por organizaciones o grupos criminales ocupan en este momento un papel "menos importante que los delitos de terrorismo", aunque en todos los casos se trata de causas con un elevado número de investigados y una gran complejidad técnico-jurídica.

Otro ámbito del que se ocupa la Memoria de la Fiscalía es la falsificación de tarjetas, que se traduce en copiar o clonar físicamente la tarjeta de entidades bancarias españolas, mediante la manipulación de cajeros automáticos, para posteriormente utilizarla en países donde no está implantada la tecnología "chip".

Asimismo, el uso fraudulento de tarjetas bancarias extranjeras en España para realizar compras en comercios, con plásticos que proceden principalmente de China, Estados Unidos, República Dominicana, Colombia y Venezuela.

En cuanto al IVA, en materia de delitos contra la Hacienda Pública aumentan ligeramente las defraudaciones de IVA y Sociedades, y disminuyen moderadamente las relativas al IRPF.

No obstante, el fraude fiscal a gran escala -especialmente el relacionado con el impago del IVA-, que ofrece una gran complejidad, difícil acreditación y extraordinario perjuicio para las arcas públicas, y ha constituido tradicionalmente una de las mayores preocupaciones de la Fiscalía Especial, se ha atenuado algo en los últimos tiempos.

Lo más