CASO "PROCÉS"

La Fiscalía destaca "la aparición estelar" de los Jordis en el "procés"

La Fiscalía del Tribunal Supremo destaca la "aparición estelar" en el proceso soberanista catalán de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, a quienes atribuye un "papel crucial" como líderes de los movimientos populares a la hora de ejercer "un instrumento de presión" que obligase al Estado a "capitular".,Tenían un protagonismo tan relevante, dice el ministerio público en su escrito de conclusiones provisionales, que "casi desplazaron con su dominio de las movilizaciones multitudin

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:59

La Fiscalía del Tribunal Supremo destaca la "aparición estelar" en el proceso soberanista catalán de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, a quienes atribuye un "papel crucial" como líderes de los movimientos populares a la hora de ejercer "un instrumento de presión" que obligase al Estado a "capitular".

Tenían un protagonismo tan relevante, dice el ministerio público en su escrito de conclusiones provisionales, que "casi desplazaron con su dominio de las movilizaciones multitudinarias la actuación de los Mossos".

Precisamente, por ello les considera "promotores y/o jefes principales" de la rebelión que les atribuye y pide para ellos 17 años de cárcel. Junto a ellos, también sitúa en el liderazgo del "procés" al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras (para quien pide 25 años) y a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell (17 años).

Según la Fiscalía, los Jordis desarrollaron una "estrategia de movilización creciente y permanente" y "aceptaron la deriva violenta" que pudiera desembocar de las protestas "al incitar" a los manifestantes a "movilizarse en la calle y a oponerse a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado desplegados" para impedir la celebración del referéndum del 1-O.

Destaca el ministerio público la "incendiaria convocatoria" del asedio a la Consellería de Economía el 20 de septiembre, donde los Jordis alentaron a los catalanes a la movilización con el argumento de que "las fuerzas del orden se habían equivocado y habían declarado la guerra a los que querían votar".

"Dieciséis horas de asedio", dice la Fiscalía, en las que la comisión judicial que registraba la Consellería careció de libertad de movimiento y cuatro vehículos de la Guardia Civil acabaron "devastados y destrozados", con varias armas en su interior que quedaron "al albur del vandalismo desplegado".

Unos actos que fueron "conocidos, inducidos y consentidos" por los Jordis, que no desconvocaron la movilización.

Por una parte, Sànchez "se erigió" como interlocutor de la movilización y estuvo en permanente contacto con el mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero -acusado de rebelión en la Audiencia Nacional- y dificultó la actuación de la Guardia Civil durante el registro.

Tanto él como Cuixart intentaron "conducir la situación" y se dirigieron a la multitud con mensajes en los que reivindicaron el pacifismo de la movilización.

Sin embargo, dice la Fiscalía, el líder de Òmnium "apeló también a la determinación mostrada en la Guerra Civil (empleando la expresión "¡no pasarán!") y retó al Estado a acudir a incautar el material que se había preparado para el referéndum y que tenían escondidos en determinados locales".

Tras "los violentos incidentes" del 20S, ambos siguieron haciendo toda una serie de llamamientos, dice la Fiscalía, "con conocimiento" de que éstos "desembocarían nuevamente en actos violentos", entre ellos el propio 1-O, cuando, aprovechando "su liderazgo" para alentar "a todos los catalanes" a que acudieran a los centros de votación e impidiesen la actuación de la Policía.

Lo más