SUCESOS AGRESIÓN

Fiscal mantiene acusación contra seis militares por presunta agresión racista

El ministerio fiscal ha mantenido hoy la petición de condenas de tres años de prisión para seis militares de la Guardia Real como presuntos responsables de una agresión racista sufrida por un hombre de nacionalidad argelina en una zona de ocio nocturno de Jaca (Huesca).,En la sesión final del juicio celebrado esta semana en la Audiencia de Huesca contra estos seis acusados y contra la propia víctima, denunciada a su vez por las defensas de dos de los militares al entender q

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 20:08

El ministerio fiscal ha mantenido hoy la petición de condenas de tres años de prisión para seis militares de la Guardia Real como presuntos responsables de una agresión racista sufrida por un hombre de nacionalidad argelina en una zona de ocio nocturno de Jaca (Huesca).

En la sesión final del juicio celebrado esta semana en la Audiencia de Huesca contra estos seis acusados y contra la propia víctima, denunciada a su vez por las defensas de dos de los militares al entender que fue él quien inició la pelea, acusaciones y defensas han mantenido sus respectivos escritos de calificación de los hechos.

La representante fiscal ha responsabilizado a los acusados de un presunto delito de lesiones con la agravante de discriminación por motivos de raza, y tan sólo ha modificado cuestiones referidas a la responsabilidad civil.

Ha reiterado, además, su petición de sobreseimiento de la denuncia interpuesta contra la víctima tras referirse a la inexistencia de pruebas que acrediten su supuesta responsabilidad.

Por su parte, el representante de la acusación particular ha elevado la petición de penas a cinco años de prisión, mientras que los letrados de las defensas han reclamado la absolución de sus clientes tras cuestionar su participación.

Los hechos se iniciaron sobre las 04.30 horas de la madrugada del 26 de enero en un local de ocio nocturno de la calle Gil Berges de la capital jaquesa y se prolongaron posteriormente a las puertas del establecimiento.

Durante la vista, los acusados relataron al tribunal que golpearon la puerta del baño en el que se encontraba el denunciante para pedir que salieran porque llevaba mucho tiempo en su interior y ellos necesitaban utilizarlo.

Destacaron, además, que fue el ciudadano argelino, residente en Jaca, quien inició una discusión que continuó con agarrones y un empujón que hizo caer a la presunta víctima al suelo, y que, posteriormente, continuó con las provocaciones en el exterior.

Por su parte, el ciudadano argelino, residente en Jaca desde hace años, negó esta versión y relató que los acusados aporrearon la puerta del servicio al tiempo que le insultaban con los términos "negro, moro o musulmán".

Al salir del servicio, destacó en su declaración, los acusados comenzaron una supuesta agresión que continuó en la calle, donde, según ha afirmado, recibió patadas y puñetazos de hasta quince personas.

Lo más