JUICIO ETA

La fiscal cree probado que el presunto etarra Errazkin puso una bomba al PSE

La fiscal ha mantenido su petición de 23 años de cárcel para el presunto etarra Ugaitz Errazkin por pertenecer a ETA y haber colocado un artefacto explosivo en la sede del PSE de Lazkao en 2009, a falta de comprobar, como ha alegado su defensa, si ya ha sido condenado en Francia como integrante de la banda.,Hoy ha quedado visto para sentencia en la Audiencia Nacional el juicio contra Errazkin por un delito de pertenencia a banda terrorista y otro de estragos, en este último

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:53

La fiscal ha mantenido su petición de 23 años de cárcel para el presunto etarra Ugaitz Errazkin por pertenecer a ETA y haber colocado un artefacto explosivo en la sede del PSE de Lazkao en 2009, a falta de comprobar, como ha alegado su defensa, si ya ha sido condenado en Francia como integrante de la banda.

Hoy ha quedado visto para sentencia en la Audiencia Nacional el juicio contra Errazkin por un delito de pertenencia a banda terrorista y otro de estragos, en este último caso por el artefacto que supuestamente colocó en la localidad guipuzcoana junto a otros dos miembros del comando Ezuste.

El abogado del presunto etarra ha alegado que Errazkin, que huyó a Francia cuando detuvieron a un miembro del comando, ya ha cumplido condena en el país galo por pertenencia a ETA, pero la fiscal ha mantenido por ahora su petición de pena por este delito a falta de comprobar esa condena y si se ha cumplido en su totalidad.

El acusado reconoció el primer día del juicio que actuó de "enlace" para el comando para poner en contacto a los miembros legales (los no fichados) y los liberados, pero negó que colocara la bomba ni realizara acciones para la banda.

Sin embargo, para la fiscal Montserrat García su labor iba más allá y fue una de las tres personas que pusieron el artefacto, que provocó numerosos daños materiales.

"No es una pertenencia meramente espiritual, sino que es material. Colabora, coopera, contribuye de forma eficaz a las acciones del comando Ezuste", ha dicho García, que lo sitúa como un miembro legal más del grupo etarra.

Además, ha puesto en duda el testimonio del encausado, puesto que incurrió en contradicciones como decir que huyó porque vio su cara en la televisión un mes antes de que, según declararon policías de Inteligencia, efectivamente se difundiera dicha fotografía a los medios de comunicación.

"Huye a Francia -ha resumido la fiscal- porque sabe que ha caído uno de los miembros del comando".

La fiscal ha reconocido que no hay pruebas físicas, como rastros genéticos, que prueben que participó en la colocación de la bomba al PSE que estalló el 23 de febrero de 2009, pero sí prueba "indiciaria" y ha recordado las numerosas condenas de la Audiencia Nacional a etarras sin existir dichas pruebas directas.

Además de argumentar que ya está condenado por pertenencia a ETA, la defensa de Errazkin ha pedido su absolución afirmando que no se ha acreditado "la participación exacta de esa persona en ese acto", motivo por el cual no se le puede condenar por ese delito de estragos.

Errazkin todavía tiene dos causas pendientes como presunto miembro del comando Ezuste, entre ellas la del asesinato del empresario vasco Ignacio Uría en 2008, por la que en mayo de 2017 fueron condenados a 44 años de cárcel dos integrantes del grupo, Beinat Aguinagalde y Joanes Larretxea.

Lo más