Más directos

Felipe González pide a la UE que congele los activos venezolanos y avisa de que no puede haber elecciones en 90 días

Felipe González pide a la UE que congele los activos venezolanos y avisa de que no puede haber elecciones en 90 días

Europa Press

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 18:14

"A Maduro no se le no se le nota que hay una crisis humanitaria porque cada vez está más gordo, por mucho que baile", dice

El expresidente del Gobierno Felipe González cree que la UE puede ayudar a la transición en Venezuela "con una política de sanciones en serio", empezando por congelar los activos venezolanos "para que el país pueda empezar a disponer de recursos para recuperarse" y para que nos los robe "la gente de (Nicolás) Maduro".

Además, ha advertido de que no será posible que el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, organice elecciones en 90 días, que es la duración del mandato que la UE ha dado a su 'grupo de contacto', porque no hay censo, ni Consejo Nacional Electoral, y hay que "cambiar el Tribunal Supremo de Justicia y la Corte Constitucional".

"Lo más breve pueden ser nueve meses, no 90 días", ha dicho González, que ha pedido a la comunidad internacional que siga la hoja de ruta marcada por Guaidó, que cree "de una extraordinaria lucidez y muy sencillo de comprender".

LA GESTIÓN DEL GOBIERNO, "BASTANTE RAZONABLE"

Así lo ha afirmado en una entrevista, realizada por el European Council on Foreign Relations y difundida por la fundación del expresidente, en la que, además, califica de "bastante razonable" la gestión que está haciendo el Gobierno español en esta crisis.

González ha reconocido que vio "una mínima contradicción" en que se negase legitimidad a Maduro y, al mismo tiempo, se le diese un plazo para convocar elecciones, y también ha admitido una discrepancia en que se presente a Maduro como alguien que "no es de izquierdas" --el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo que Maduro no es "un socialista" sino "un tirano"--. Para González, "no es un problema de izquierdas o de derechas, sino de democracia o de tiranía".

Sin embargo, cree que las críticas de la oposición no tienen "ninguna justificación" y sólo intentan convertir el asunto en "un problema de lucha interna" porque, a su modo de ver, lo que hizo el Gobierno fue intentar obtener el consenso de los grandes paises de la UE, que es "lo que había que hacer".

González cree que los países del Grupo de Lima pueden ayudar en la transición y que el comportamiento de la Unión Europea, "lento como es" y con las dudas de países influidos por Vladimir Putin, al menos "avanza en la dirección correcta". "Ojalá no se equivoquen ahora", ha añadido.

Para eso, ha llamado a seguir la hoja de ruta que ha marcado Guaidó, empezando por el fin de la "usurpación" y la "salida de Maduro" y la formación de un Gobierno de transición que prepare las elecciones. Y además, la llegada de ayuda humanitaria.

"A MADURO NO SE LE NOTA LA CRISIS, CADA VEZ ESTÁ MÁS GORDO"

"A Maduro no se le nota que hay una crisis humanitaria porque cada vez está más gordo, por mucho que baile", ha dicho González, para denunciar que un 67 por ciento de la población venezolana vive en la pobreza extrema.

Eso sí, ha reconocido que Nicolás Maduro, que ni siquiera admite la legitimidad de la Asamblea Nacional, "no le va a entregar el poder más que con una negociación para que se vaya o con un aislamiento de tal naturaleza que necesite irse", él y también "su camarilla".

Además, ha admitido que "la cúpula militar" está con Maduro, aunque cree que "por debajo la situación se está descomponiendo" y que cada día se "detiene" y "tortura" a más militares. Según su análisis, la Aviación y la Marina son "más distantes" del Gobierno y el Ejército de Tierra está "más contenido". Quien sí está con Maduro, ha proseguido, son los "criminales paramilitares armados con AK47 y armas largas que están produciendo la represión, también de los últimos días".

Por otro lado, también ha admitido que le preocupa que el conflicto regional "se escale a un conflicto global" y que personas como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, o su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, "sean tan capaces de meter la pata que compliquen la solución en lugar de facilitarla".

González ha retratado a Trump como "un tipo imprevisible y arbitrario", y ha afirmado que precisamente "lo que más se parece al estilo de Maduro es el de Bolton o el de Trump". A su modo de ver, la comunidad internacional debe decir con claridad "que nadie aceptará una intervención militar de Estados Unidos en Venezuela" porque no hará más que empeorar las cosas.

A su juicio, en Venezuela "no hace falta ni siquiera un golpe de Estado, sino que le retiren las bayonetas, que es en lo que se sujeta Maduro, para que no siga castigando a su pueblo".

Lo más