ANIVERSARIO CONSTITUCIÓN (Resumen)

Felipe González llama a reformar la Constitución en su cuarenta aniversario

El expresidente español Felipe González ha hecho hoy un llamamiento al diálogo y el pacto para reformar la Constitución llegado ya su 40 aniversario, aunque sin contemplar la autodeterminación, mientras que el jurista Miquel Roca ha esgrimido el "espíritu" de 1978 pero ha pedido no generar "frustraciones".,El exlíder socialista y el exdirigente de CDC, uno de los siete padres de la Constitución, han protagonizado hoy el acto conmemorativo de los cuarenta años de la Const

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 21:51

El expresidente español Felipe González ha hecho hoy un llamamiento al diálogo y el pacto para reformar la Constitución llegado ya su 40 aniversario, aunque sin contemplar la autodeterminación, mientras que el jurista Miquel Roca ha esgrimido el "espíritu" de 1978 pero ha pedido no generar "frustraciones".

El exlíder socialista y el exdirigente de CDC, uno de los siete padres de la Constitución, han protagonizado hoy el acto conmemorativo de los cuarenta años de la Constitución que la Delegación del Gobierno en Cataluña ha organizado en Barcelona y que ha moderado la periodista Mònica Terribas, bajo el título "La Constitución Española de 1978: vigencia y futuro".

El Centro Nacional de Condiciones del Trabajo, en Barcelona, ha acogido una cita que la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, ha querido diferenciar de años anteriores, evitando el tradicional acto protocolario y apostando por un coloquio distendido entre los dos históricos políticos, que han apostado por un discurso conciliador.

Entre los 400 asistentes, numerosos dirigentes socialistas, entre ellos el expresidente de la Generalitat José Montilla, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, o la exministra Leire Pajín; numerosos alcaldes; los exdelegados del Gobierno Enric Millo (PP) y Joan Rangel (PSC); el exprimer ministro francés y aspirante a la alcaldía de Barcelona Manuel Valls; dirigentes como Alberto Fernández y Ángeles Esteller (PP), Marina Bravo (Cs) y Ramon Espadaler (Units); o los principales mandos de Mossos, Policía Nacional, Ejército o Guardia Civil, entre muchos otros.

La anfitriona, la delegada del Gobierno Teresa Cunillera, ha destacado en su intervención inicial que la Constitución es un "elemento vivo" sobre el cuál hay que dialogar para abordar sus posibilidades de mejora, con el objetivo de que persista como un "punto de encuentro" al servicio de la convivencia.

Una idea sobre la que también ha insistido Felipe González, al abogar por una reforma constitucional dialogada y pactada para hacer frente a la "crispación irredentista y monstruos que creíamos superados", aunque ha rechazado incluir el derecho de autodeterminación, pues sería el "germen de su autodestrucción".

González se ha definido como un "reformista" al que le gustaría "revisar muchas cosas" de la Constitución a través del "pacto" y ha rechazado a los "inmovilistas y los liquidacionistas" que se definen como "garantes de que no se tocará ni una coma" de la Carta Magna".

En cambio, ha apostado por encontrar un espacio de entendimiento para la reforma que necesitamos y actualizarla para los próximos treinta años".

"Me preocupa que hayamos perdido la capacidad de diálogo y pacto y estemos en una posición de crispación irredentista y alimentemos monstruos que creíamos superados y que reaparecen en la convivencia entre nosotros. Yo estoy absolutamente dispuesto a defender una Constitución garantista y emprender las reformas en un debate serio", ha subrayado.

González ha admitido por otro lado que ve "muy pocas posibilidades" de que esa reforma constitucional implique un reconocimiento del derecho de autodeterminación. "El que lo quiera, que lo plantee, pero yo votaré en contra", ha dicho, ya que supondría "meter el germen de la autodestrucción".

En todo caso, en los cuarenta años de la Carta Magna, ha "brindado por la convivencia durante tantos años en la sociedad catalana, de diálogo. Pero brindo con optimismo, porque las tensiones no hay quien las aguante durante mucho tiempo y espero que se reconduzcan a través de un mayor grado de diálogo entre catalanes y entre todas las tribus catalanas y españolas. Que el diálogo prevalezca sobre la crispación".

E incluso ha defendido la "resiliencia" de un texto constitucional sin el cual en el pleno del 6 y 7 de septiembre de 2017 en el Parlament de Cataluña -en el que se aprobaron las "leyes de desconexión"-, de haber acontecido en los años treinta, "nos hubiera costado mil muertos", ha advertido.

Por su parte, Roca ha apelado por recuperar el "espíritu de la Constitución del 78" para encauzar el conflicto catalán por la vía del diálogo y alcanzar un pacto que, aunque no sea fácil, permita que a la sociedad catalana desarrollarse de forma plural y cohesionada.

Roca ha defendido que para resolver el "problema de encaje" de Cataluña con España no hace falta reformar la Constitución, que en su momento recibió un amplio respaldo en referéndum, sino que basta con buscar una solución política basada en el pacto.

"La judicialización de la vida política es el gran error, porque traslada a la lógica judicial problemas que son políticos", ha insistido el jurista, para quien este enjuiciamiento "es muchas veces el refugio de la incompetencia".

En este sentido, ha pedido a las partes que no actúen como "generadores de frustraciones" presentando soluciones mágicas y que no caigan en el error de ver las concesiones como renuncias, sino como una vía para avanzar "etapa por etapa".

Lo más