EL SALVADOR JESUITAS

Exmilitar salvadoreño será juzgado por matanza jesuitas tras prórroga prisión

La Audiencia Nacional estudia el miércoles prorrogar la prisión del excoronel salvadoreño Inocente Montano, al vencer el primer plazo de dos años desde que fue a la cárcel de manera preventiva tras ser entregado por Estados Unidos para ser juzgado por el asesinato en 1989 de 5 jesuitas españoles en El Salvador, entre ellos el vasco Ignacio Ellacuría.,La sección segunda de lo Penal celebrará ese día una vista para ver si, tal y como pide la Fiscalía, cabe la prórroga de su p

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:24

La Audiencia Nacional estudia el miércoles prorrogar la prisión del excoronel salvadoreño Inocente Montano, al vencer el primer plazo de dos años desde que fue a la cárcel de manera preventiva tras ser entregado por Estados Unidos para ser juzgado por el asesinato en 1989 de 5 jesuitas españoles en El Salvador, entre ellos el vasco Ignacio Ellacuría.

La sección segunda de lo Penal celebrará ese día una vista para ver si, tal y como pide la Fiscalía, cabe la prórroga de su prisión -que la ley permite extender por un máximo de otros 2 años- como paso previo a la celebración del juicio en el que el excoronel y exviceministro de Defensa se enfrentará a una petición de 150 años de cárcel como responsable de 5 delitos de asesinato terrorista.

El ya septuagenario Montano, que cuando fue extraditado en 2017 compareció ante el juez en silla de ruedas, será, o bien trasladado a la Audiencia Nacional para esta vista, o bien comparecerá por videoconferencia desde la cárcel en la que permanece recluido, en atención a los problemas de salud que padece, han informado a Efe fuentes jurídicas.

El excoronel, que estuvo reclamado por la Audiencia Nacional desde 2011, será el primer militar salvadoreño que responderá ante la Justicia española por el asesinato de estos cinco jesuitas, entre ellos Ellacuría, entonces rector de la Universidad Centroamericana (UCA) e ideólogo de la Teología de la Liberación.

Junto a él se sentará en el banquillo René Yusshy Mendoza Vallecillos, quien fuera teniente del ejército de la República de El Salvador y destinado en la escuela militar Capitán General Gerardo Barrios y miembro del batallón Atlácatl, ejecutor de los asesinatos.

Para este acusado no obstante la Fiscalía solo pide una pena de un año por cada uno de los cinco asesinatos, al aplicarle la eximente incompleta de miedo insuperable y dos atenuantes por confesión y por haberse ofrecido a reparar el daño, en correspondencia a su "muy" activa colaboración con la Justicia.

Ambos, según el escrito de acusación, "participaron en la decisión, diseño o ejecución" del asesinato, el 16 de noviembre de 1989, de los jesuitas españoles Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes Mozo, Amando López Quintana y Juan Ramón Moreno Pardo, así como de los salvadoreños Joaquín López (sacerdote), la empleada doméstica de la Universidad Julia Elba y su hija menor Celina Mariceth Ramos.

El año 1989, cuando se produjo el crimen, "fue el punto clave de la década de guerra civil en El Salvador" al alterar los resultados de las elecciones "de forma irrevocable el panorama político del país".

La Audiencia Nacional procesó a una veintena de exmilitares, pero las autoridades salvadoreñas ignoraron las órdenes de extradición, por lo que hasta ahora Montano es el único que ha sido puesto a disposición de la Justicia española.

Antes de ser extraditado, el exmilitar permaneció dos años detenido en EE.UU. hasta su entrega el 29 de noviembre de 2017.