Erkoreka cree "incontestable" la denuncia de la familia de Lidón y que se está "a tiempo de corregir lo que se hizo mal"

Erkoreka cree incontestable la denuncia de la familia de Lidón y que se está a tiempo de corregir lo que se hizo mal

Europa Press

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 13:05

Insta a "revisar de manera exhaustiva" las actuaciones judiciales en todos los casos de situaciones semejantes

El portavoz del Gobierno Vasco y consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, ha afirmado que la denuncia de la familia del juez José María Lidón es "clara e incontestable" y ha considerado que "se está a tiempo todavía para corregir lo que se hizo mal, para reconducir lo que se planteó equivocadamente y para intentar encauzar correctamente desde el punto de vista judicial una cuestión que, al parecer, no se planteó correctamente desde el principio".

Erkoreka se ha pronunciado, de esta forma, después de que Iñigo Lidón, uno de los hijos del juez José María Lidón, asesinado hace 17 años por ETA en Getxo (Bizkaia), denunciara este pasado miércoles "el tortuoso" proceso judicial que está sufriendo la familia para poder juzgar a 'Txeroki', Mikel Garikoitz Aspiazu, que cumple condena en Francia, y al que la madre, Marisa Galarraga, y él mismo identificaron en una rueda de reconocimiento como el autor del crimen.

Josu Erkoreka ha participado este jueves en la dinámica de grupo organizado por la Universidad de Deusto y el Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos, Gogora, 'Memoriaren pedagogia kritikoa. la sociedad vasca: luces y sombras', acompañado de la directora del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos, Gogora, Aintzane Ezenarro.

Tras destacar que tiene una relación personal "de mucha cercanía y familiar" del juez Lidón, del que fue alumno y compartió claustro en la Universidad de Deusto como profesores, ha explicado que ha tenido "conocimiento directo a través de su testimonio de la difícil situación que están atravesando, al descubrir la situación en la que se encuentra el expediente judicial relativo a su padre asesinado por ETA".

De esta forma, se ha referido a la , este pasado miércoles en el Palacio de Justicia de Bilbao, en el acto de homenaje al magistrado asesinado, de uno de los hijos de la víctima, Iñigo, que denunció lo "tortuoso" que ha sido el proceso judicial para esclarecer el crimen de su padre y que la inacción de la Justicia ha llevado a que casi prescribiera la causa sin juzgar a su presunto autor, 'Txeroki', con una petición de extradición a Francia extraviada.

Para Josu Erkoreka, la denuncia ha sido "clara, contundente e incontestable, y pone en el foco, sobre todo, en determinadas actuaciones y órganos judiciales". En su opinión, "desde un planteamiento constructivo, todo el mundo, sobre todo los particularmente afectados, las autoridades judiciales, deberían tomar nota de lo que de positivo y de constructivo tiene esta denuncia".

Según ha considerado, se está "a tiempo todavía, y lo hizo notar ayer claramente el hijo de Lidón, para corregir lo que se hizo mal, para enderezar los entuertos, para reconducir lo que se planteó equivocadamente o lo que no se ha hecho, y para dar solución, o para intentar encauzar correctamente desde el punto de vista judicial una cuestión que al parecer no se planteó correctamente desde el principio·.

Erkoreka ha insistido en que la denuncia "ha sido clara" y ha considerado que "todos estamos llamados, cada uno en la medida que le corresponde, a contribuir a que ese tipo de situaciones no se vuelvan a repetir, particularmente en este caso, porque la denuncia se cifra de manera particularmente intensa en el entorno judicial por parte de las autoridades judiciales".

Sobre la existencia de otros casos similares, Erkoreka ha manifestado que "es fácil, pero peligroso también al mismo tiempo, especular sobre ese particular". "Conocemos este caso sobre la base de una denuncia muy concreta que parece que descansa sobre una información muy contrastadas, y, por tanto, vamos a centrarnos aquí", ha emplazado.

No obstante, ha considerado que, a partir del caso de Lidón, "sería bueno que se revisara de manera exhaustiva y completa la actuación de las autoridades judiciales en todos los ámbitos y casos en los que puedan haberse producido situaciones semejantes o equiparables a ésta, de manera que se pueda corregir lo mal hecho y reconducir lo que se enfocó equivocada o incorrectamente desde el principio".

Tras precisar que él "no va a hacer un planteamiento crítico general con respecto al Poder Judicial", ha indicado que casos como el de Lidón "ponen de manifiesto que el sistema judicial tiene sus lagunas, que no es infalible, y que, por tanto, tiene también mucho que corregir y enderezar".

"Lo que conocemos debe servir de base para reconducir lo mal hecho y lo que no conocemos debería también abordarse desde un planteamiento crítico y autocrítico desde el punto de vista judicial, de manera que un poder tan importante como el judicial pueda, definitivamente, desempeñar la función que le corresponde en una sociedad democrática, algo que, hasta la fecha, no se ha producido de manera plena y absoluta como puede evidenciarse en los casos que conocemos", ha manifestado.

Josu Erkoreka ha recordado que el lehendakari, Iñigo Urkullu, decía recientemente que "queda pendiente una reflexión sobre la utilización ilegítima que se ha venido haciendo del Poder Judicial para alcanzar objetivos de carácter políticos" porque "éste pervierte la vía política, pero también pervierte la propia esencia del Poder Judicial". "Yo creo que ahí está la esencia del mensaje que tenemos que lanzar en este momento", ha añadido.

HIPOTECAS

También se ha referido a la decisión del Tribunal Supremo de que sean los clientes quienes paguen el impuesto de las hipotecas, tomada por el pleno de la Sala de lo Contencioso-administrativo tras dos días de debate y por solo dos votos de diferencia: 15 magistrados a favor de que pague el cliente y 13 de que se mantuviera el criterio fijado el 16 de octubre y que cambiaba la jurisprudencia que había mantenido hasta ahora el alto tribunal.

Erkoreka ha dicho que, en este caso, "lo que llama la atención y pone de manifiesto su escasa credibilidad ha sido el modo en que se han conducido, no la resolución que han adoptado sobre el fondo del asunto, que puede ser o no criticable y desde el punto de vista estrictamente jurídico se puede o no compartir, como todos los fallos de todos los tribunales".

"Lo que llama aquí la atención es que la línea jurisprudencial se haya modificado dos veces en 15 días, y en los términos en los que se ha hecho, diciendo que era necesaria la revisión porque se trataba de un caso que tenía una gran incidencia social y económica, como si los supuestos en los que no se produce esa incidencia social y económica no requirieran la misma conciencia, el mismo rigor, la misma seriedad y la misma imparcialidad por parte de los jueces". "¿Qué ocurre, que en esos casos no es necesaria la imparcialidad, no hace falta el rigor judicial?", se ha preguntado.

A su entender, "el que se tome como normal algo que es absolutamente extraño y extravagante es lo que llama la atención y lo que hay que corregir en el ámbito de la actuación de los poderes judiciales".

Lo más