COPE

Diez años del 15-M: el movimiento que acabó con el bipartidismo y al que sus protagonistas traicionaron

Decenas de ciudades españolas se llenaron de consignas pidiendo un cambio y se convirtieron en el escaparate de ese movimiento de indignación ciudadana

Diez años del 15-M

EFE/Luca Piergiovanni

Redactor de COPE.es

Madrid

Tiempo de lectura: 9'Actualizado 22:50

En menos de dos semanas se cumplirán diez años desde que tuvieron lugar aquellas protestas multitudinarias, cuyo origen estuvo en el sentimiento de incertidumbre a causa de la crisis económica y del malestar social que había por aquel entonces.

Todo comenzó cuando un grupo de jóvenes comenzaron a escribir sobre la situación que estaba atravesando España. Su eslogan era “Democracia Real Ya”, que finalmente terminó por convertirse en la plataforma que daría vida a un movimiento social sin precedentes en España. El grupo convocó una gran concentración en la Puerta del Sol, en la capital, el 15 de mayo del año 2011. Ni siquiera ellos sabían la enorme repercusión que tendría aquel llamamiento. No solo se llenaron las plazas y calles de Madrid: Barcelona, Valencia, Bilbao, Palma, Oviedo, Sevilla, Zaragoza… así hasta casi sesenta ciudades de todo el país se llenaron de consignas pidiendo un cambio y se convirtieron en el escaparate de ese movimiento de indignación ciudadana.

Diez años del 15-M

EFE/Luca Piergiovanni


Para muchos es considerado un antes y un después en el desarrollo de la política española. Recordamos que a raíz de estas movilizaciones se rompió con el tradicional bipartidismo y entraron en el tablero de juego nuevas formaciones que aspiraban a dar un lavado de cara a la política española. Para otros, no obstante, no es más que una utopía política disfrazada de cambio que, tras diez años, ha demostrado haberse perdido en la vorágine en la que estamos viviendo.

Sea como sea, lo que es evidente, es que el movimiento del 15-M dio vía libre, en mayor o menor medida, a ese cambio que estaban pidiendo los ciudadanos. En COPE.es hemos querido desgranar las claves de estas movilizaciones para conocer más de cerca qué lo motivó y qué consecuencias tuvo, tanto a corto como a medio y largo plazo, y cómo ha cambiado la política a día de hoy.

¿Qué motivó el movimiento social?

Todos los expertos apuntan a una situación de descontento social. En primer lugar, se notan los efectos de la grave crisis económica que sufrió España en el año 2008. Esta situación de incertidumbre económica se unió a un malestar político. Un malestar que, además, desembocó posteriormente en una importante abstención en las próximas elecciones.

"Hubo algunos emprendedores políticos, como la plataforma 'Democracia Real Ya', que venían gestándose. Se tradujo en una lógica de bola de miel: se hizo visible la protesta, hizo que más gente se sumara y se alcanzara una masa crítica", ha explicado Pablo Simón, politólogo y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid. Desde entonces, las protestas se hicieron sistemáticas, y diversos agentes fueron capaces de vehicularla y encontrar una ventana de oportunidad.

El profesor de Comunicación Política de la UPF Barcelona School of Management, Toni Aira, ha añadido un tercer factor configurado como una consecuencia directa de la crisis económica y financiera: la confianza en las instituciones. "Fue una crisis de los grandes partidos y ahí estuvieron los más pequeños, que supieron recoger aquello que estaba en la calle", ha indicado. Estas situaciones de inestabilidad y enfado generalizado crearon las condiciones perfectas para la acción colectiva de los ciudadanos.

Las consecuencias directas de las movilizaciones

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La consecuencia directa de las movilizaciones y manifestaciones del 15-M queda reflejado en la ruptura con el sistema de partidos. Si bien es cierto que esto no tendría lugar hasta varios años después, el movimiento facilitó la creación de Ciudadanos y desde el año 2014, la de Podemos.

No obstante, para los expertos, una de las claves de estas movilizaciones fue que se pudieron poner sobre la mesa todas aquellas demandas sociales que, hasta entonces, no estaban en la agenda política. "Lucha contra la corrupción, necesidad de despolitizar la Justicia, reformas de carácter institucional ligadas al sistema electoral, necesidad de controlar los sistemas económicos", ha enumerado Simón. Esta serie de demandas por parte de la sociedad consiguieron redirigir las políticas de los partidos. En este punto, entra en juego la segunda derivada: "En la época del bipartidismo había conformismo social pero sabemos que la gente que se implicó en el 15-M, de forma directa o indirecta, desarrolló interés por la política", ha explicado el politólogo.

Audio

Pablo Simón, politólogo y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid



Esta mayor implicación de los ciudadanos, unido a la participación directa en las protestas, motivó la creación de los nuevos partidos. Eso sí, desde ideologías distintas, pero todas ellas componentes del 15-M, llegaron al escenario político con la intención de dar un lavado de cara a la política, especialmente a todo lo que se refiere de regeneración institucional. Como consecuencia de las decenas de movilizaciones que tuvieron lugar alrededor de todo el país, se incorporaron a la agenda política todas aquellas demandas ciudadanas relacionadas con la corrupción, las reformas institucionales o la transparencia, entre otros aspectos.

No obstante, para Aira apenas quedan rescoldos de lo que fue el movimiento. "Incluso a nivel de los partidos políticos que llegó a impulsar", ha subrayado. El politólogo ha explicado que era necesario trasladar aquella apariencia de reactivación política. De hecho, se ha referido a que los grandes partidos, en referencia a PSOE y PP "hicieron una escenificación de cambio de capa, de cambio generacional", con el único fin de transmitir una sensación de cambio.

La emergencia de los nuevos partidos

Durante los próximos años se produjo un período de transformación. Entre los años 2011 y 2014, aprovechándose de esta oportunidad, surgieron nuevos actores políticos: emergió Podemos, Ciudadanos dio el salto nacional y VOX comenzó a germinar con los rescoldos que había dejado tras de sí el Partido Popular. Fue así como la ‘vieja política’ dejó paso una regeneración, que en primera instancia pretendía cambiar de aires.

De hecho, fue en 2015 cuando estas formaciones terminaron por consolidarse, especialmente Podemos y Ciudadanos, después de haber obtenido, por primera vez, representación parlamentaria. Una entrada por la puerta grande que desplazó poco a poco a otros partidos, como Izquierda Unida y UPyD, y los sacaron del ruedo político. En cualquier caso, recordamos que no podemos dejar en el tintero a VOX y Más País, ambos también con representación en el Congreso de los Diputados. Si bien lo hicieron más tarde, el 15-M también fomentó su emergencia.

Diez años del 15-M



No obstante, muchos han calificado a Podemos como los abanderados del movimiento. En este sentido, Aira se ha referido a la estrategia que tomó la formación morada tras su emergencia. Bajo su punto de vista, el partido liderado por Pablo Iglesias, “fue creador de tendencias y una parte cazador de tendencias”. En este sentido, ha recordado que muchos de los miembros que por aquel entonces formaban parte del partido, impulsaron las protestas y reivindicaciones años antes de la conformación oficial del partido. De hecho, para él la clave ha sido la “ventana de oportunidad” que halló Pablo Iglesias, que podría ser la clave detrás de su éxito político. “Estuvieron en el lugar adecuado en el momento adecuado”.

Para Pablo Simón, sin embargo, hay muchos analistas que “quieren leer el 15-M como el paso necesario para la emergencia de Podemos”. Una premisa que él no considera del todo cierta y recuerda que la influencia del movimiento social fue transversal. “La influencia estuvo en partidos diferentes, como Ciudadanos, Partido Socialista y hasta cierto punto el Partido Popular”, ha asegurado. No obstante, siguiendo el hilo discursivo que durante años han tenido muchos de sus integrantes, la gran mayoría no participaron directamente en el movimiento. “En aquel contexto eran militantes o asesores, bien en América Latina, bien de Izquierda Unida, ha explicado.




Una de las características del movimiento social del 15-M fue, precisamente, su carácter apartidista, tal y como han explicado los expertos. Si una persona acudía a una Asamblea con cualquier tipo de eslogan, pegatina o bandera de partido, era automáticamente expulsado. “La clave era ser lo más transversal posible”, revela Simón. Fue así como Podemos quiso aprovecharse de aquella situación. Entonces, si se trataba de un movimiento que englobaba diversas ideologías y se movía por el enfado generalizado, ¿por qué termina por desaparecer? La respuesta es sencilla: “Una parte de sus cuadros como Rita Maestre, Ada Colau o Ramón Espinar se incorporan a las filas de Podemos”. El objetivo inicial no era otro más que dar continuidad a los dos movimientos. No obstante, insiste en que el movimiento fue transversal, de carácter apolítico y tuvo influencia en todos los partidos políticos, no solo como, es habitual pensar, solo en los 'nuevos' partidos surgidos a raíz de las protestas.

Para Aira, por otro lado, los nuevos partidos que surgieron (ecuación a la que se suma también Ciudadanos), acabaron "de forma acelerada y mal". De hecho, el politólogo ha asegurado que "en lo esencial, no son modelos diferentes a los que habían llegado para desplazar".

Podemos: ¿herederos del movimiento?

Democracia Real Ya (DRY) fue una de las principales plataformas sociales que impulsaron el 15-M. De hecho, fue una de las organizaciones que convocó la manifestación masiva del 15 de mayo del año 2011 en las ciudades españolas.

Diez años del 15-M

EFE/Kote Rodrigo


En COPE.es hemos hablado con Pablo Gallego, uno de los cofundadores de DRY, al que hemos preguntado por las formaciones políticas que surgieron a raíz de estos movimientos sociales. “Yo veía tanto a Ciudadanos como Podemos partidos interesantes que podían llegar a cambiar las cosas en el país”, ha admitido el cofundador de Democracia Real Ya. No obstante, ha lamentado la inminente desaparición de ambos. Por un lado Ciudadanos, quien ahora por ejemplo está a punto de perder toda su presencia en la Asamblea de Madrid, algo que también se ha visto en la gran pérdida de diputados en las últimas elecciones generales, y que ha quedado reflejado en su número de escaños en el Congreso de los Diputados.

Por otro lado, Unidas Podemos que, según Gallego, “no tiene probabilidades de acabar bien y terminará siendo un partido residual”. Llegados a este punto, lo ha comparado “con la antigua Izquierda Unida”.

Audio

Pablo Gallego, cofundador de Democracia Real Ya



En este sentido, Pablo Gallego ha señalado a todas las formaciones políticas, independientemente de que ya estuvieran en activo cuando tuvo lugar el movimiento o aquellas que surgieron a raíz del mismo, y ha afirmado que todas, de alguna u otra manera, han querido tocar “lo que era la indignación y lo que supuso el 15-M”.

“Algunos que se han abanderado como hijos del 15-M, como puede ser Podemos. Otros dicen escucharlo, como Ciudadanos. Otros han cambiado como el PSOE. También VOX ha admitido que estaba de acuerdo y el PP ha expresado su opinión, diciendo que algo de razón había”, ha revelado. En otras palabras, las cinco fueras políticas que a día de hoy tienen mayor importancia a nivel nacional, han recogido algunas de las cosas que había sembrado el movimiento. Unos en mayor y otros en menor medida, pero de alguna forma todas han intentado sumarse a las ideas que había germinado el movimiento, tal y como ha asegurado Gallego.

De hecho, ha querido hablar de la democracia interna de los partidos políticos, que para él “es un horror”. En este sentido y sobre Podemos, de quien pensaba que “iba a recoger el testigo”, ha lamentado que no lo ha hecho. Es más, “la democracia interna de Podemos es inexistente”, ha asegurado. Pablo Gallego ha explicado, a pesar de las ideas disruptivas y rompedoras que introdujo la formación de Iglesias en el ámbito político, que no hay posibilidad de cambio. “A Ciudadanos lo veía demasiado transgresor y a VOX ni le interesa”, ha admitido.

Puedes leer la entrevista completa con el cofundador de Democracia Real Ya aquí.

Diez años del 15-M

EFE/Emilio Naranjo



¿Podría haber un nuevo movimiento social similar al 15-M?

Se trata de una cuestión que aún, a día de hoy, surge en todos los asuntos referidos al movimiento del 15-M. La respuesta, sin embargo, no es tan sencilla. Con respecto a este asunto, hay quienes creen que sí es posible, y además, muy probable.

Uno de los que apoyan esta posibilidad es el politólogo Pablo Simón, quien explica que los movimientos sociales “son evanescentes”. Es decir, de la misma forma que aparecen, pueden desaparecer sin dejar rastro. Sin embargo, una de sus características es que son capaces “de poner nuevos temas en la agenda”, y se ha referido a las recientes movilizaciones ecologistas y feministas. “Es posible que podamos ver nuevos movimientos sociales pero son difíciles de anticipar. No sabemos por dónde puede aparecer porque dependen de elementos sutiles que a veces se nos escapan del radar”.

Sí se ha referido, por ejemplo, a un asunto por donde podría saltar la chispa para generar una movilización de estas características: el desempleo juvenil. Recordamos que actualmente, España está prácticamente a la cabeza del paro y el desempleo juvenil en toda Europa al rozar casi el cuarenta por ciento, duplicando todas las tasas medias de la zona euro y de la Unión Europea.

Diez años del 15-M

EFE/Kote Rodrigo


“Es posible que haya protestas y los jóvenes se articulen, y salgan a la calle”, ha expresado. "Resulta complicado de anticipar pero en absoluto es descartable, porque a la hora de la verdad son normales en un contexto democrático”, ha trasladado. En otras palabras, es una forma para que la población, tal y como ha explicado, pueda trasladar sus demandas hacia unas instituciones que considera “que no la tienen en cuenta”. De hecho, bajo su punto de vista, es completamente sano que estas Instituciones sean capaz de tomar las denuncias de los ciudadanos e incorporarlas a su agenda política. “Eso significará que están vivas y son receptivas”, ha considerado.

Esta misma premisa defiende el cofundador de ‘Democracia Real Ya’, para quien este tipo de movilizaciones volverán a sucederse. "Volverá a resurgir", ha advertido. "Aparecerá otro movimiento y otros jóvenes".

Quien no contempla esta posibilidad, al menos por ahora, es Toni Aira. Tal y como ha explicado a COPE.es, el movimiento del 15-M se produjo a raíz de la crisis económica del año 2008, que causó enorme indignación entre la población. Esa fue, a su juicio, la chispa que hizo surgir las movilizaciones colectivas. “Se necesita algo así para, como mínimo, transmitir la necesidad de cambio”, ha apostillado y ha admitido la dificultad para hallar una situación por la que se pudiera producir un cambio como el de hace diez años.

Sea como sea, es probable que los partidos y sus dirigentes lleven a cabo sus estrategias políticas pensando siempre en la incertidumbre ciudadana, sin olvidar que la sombra de un nuevo 15-M podría poner en jaque la estabilidad nacional para romper, una vez más, con lo ya establecido.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Reproducir
Directo La Mañana Fin de Semana

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Escuchar