Boletín

EXPLOTACIÓN LABORAL

Desarticulada una organización criminal de explotación laboral en Barcelona

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Barcelona una organización criminal de ciudadanos pakistaníes dedicados a la explotación laboral y la emisión de contratos de trabajo fraudulentos, en una operación que se ha saldado con la detención de cuatro de sus máximos responsables. ,Según ha informado este lunes el Ministerio del Interior, las víctimas de esta organización pagaban a sus compatriotas cantidades de hasta 8.000 euros a cambio de un contrato laboral

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:23

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Barcelona una organización criminal de ciudadanos pakistaníes dedicados a la explotación laboral y la emisión de contratos de trabajo fraudulentos, en una operación que se ha saldado con la detención de cuatro de sus máximos responsables.

Según ha informado este lunes el Ministerio del Interior, las víctimas de esta organización pagaban a sus compatriotas cantidades de hasta 8.000 euros a cambio de un contrato laboral que les permitiese solicitar la autorización de residencia y trabajo y, después, los trabajadores eran distribuidos en distintos domicilios, siendo sometidos mediante amenazas a jornadas laborales de hasta 18 horas diarias.

La operación policial se inició a raíz de la denuncia de un ciudadano pakistaní en situación irregular, quien aseguraba haber pagado 8.000 euros a cambio de un contrato laboral que le permitiera regularizar su situación administrativa.

Con los datos aportados por el denunciante, los investigadores averiguaron que se trataba de una organización con una estructura "perfectamente definida" de empresas, establecimientos y domicilios y que su 'modus operandi' se basaba en ofrecer contratos de trabajo fraudulentos a ciudadanos de Pakistán a cambio de un pago que podía alcanzar los 8.000 euros.

Inicialmente, los trabajadores eran alojados en el sótano de un establecimiento de alimentación ubicado en el Eixample de Barcelona para, posteriormente, y una vez ganada su confianza, alojarlos en uno de sus domicilios, por lo que las víctimas debían abonar la mitad de su salario de 300 euros mensuales.

Bajo amenazas, los integrantes del grupo criminal sometían a los trabajadores a jornadas laborales de hasta 18 horas diarias sin descanso semanal, "aprovechando su situación de indefensión, carencia de recursos y situación irregular".

La operación policial, desarrollada por agentes de la UCRIF de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Barcelona, se saldó con la detención de los cuatro máximos responsables del entramado, acusados de delitos de pertenencia a organización criminal, contra los derechos de los trabajadores, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y amenazas.

Lo más