COPE

SUCESOS IBIZA

Desarticulada en Ibiza una organización criminal de explotación sexual

La Policía Nacional de Ibiza ha desarticulado una organización criminal dedicada a la explotación sexual de mujeres de origen sudamericano. ,En el marco de esta operación, denominada Arco, han detenido a diez personas, de entre 27 y 59 años, ha informado la Policía Nacional este miércoles en un comunicado. ,Entre los arrestados, acusados de pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos con fines de explotación sexual y favorecimiento de la inmigración clandest

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:41

La Policía Nacional de Ibiza ha desarticulado una organización criminal dedicada a la explotación sexual de mujeres de origen sudamericano.

En el marco de esta operación, denominada Arco, han detenido a diez personas, de entre 27 y 59 años, ha informado la Policía Nacional este miércoles en un comunicado.

Entre los arrestados, acusados de pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos con fines de explotación sexual y favorecimiento de la inmigración clandestina, se encuentra un italiano, dos españoles, dos venezolanos y cinco colombianos.

Además, a tres de los detenidos se les imputan delitos de blanqueo de capitales y contra la salud pública.

De los diez arrestados, que pasaron a disposición judicial el pasado viernes, los cuatro considerados principales responsables de la organización ya han ingresado en prisión.

Además de las detenciones, que se produjeron la pasada semana, se han realizado seis registros, cuatro en pisos prostíbulos y dos en domicilios de los ahora arrestados.

Asimismo, se han intervenido 35.000 euros en efectivo y 900 euros en moneda extranjera de diversos países, ordenadores de alta gama, cámaras, documentación con anotaciones y datos reveladores de la actividad, así como teléfonos móviles utilizados para los contactos sexuales con los que se publicitaban.

Los agentes también se han incautado de 100 gramos, al parecer, de cocaína, que se ofrecía a los clientes y, en ocasiones, también tenían que consumir las víctimas, incluso contra su voluntad.

La Policía Nacional de Ibiza destaca que la organización estaba perfectamente estructurada, con una cúpula formada por tres personas, dos hombres y una mujer, que tomaban las decisiones sobre la captación de nuevas mujeres, localización de viviendas y la publicidad de los contactos sexuales a través de distintas páginas web, además de gestionar y blanquear los ingresos.

En un segundo escalón, otras personas de confianza hacían las recaudaciones, y presionaban y coaccionaban a las mujeres. En un tercer nivel, se encontraban las encargadas, que controlaban los contactos de las víctimas y los cobros a los clientes.

La organización también contaba con transportistas que trasladaban a las mujeres, tanto a la llegada o salida de la isla, y durante las salidas para contactos sexuales con clientes.

Otras personas, además, favorecían el blanqueo de los ingresos mediante empresas de hostelería establecidas en la isla.

Las mujeres eran captadas por la organización aprovechando su situación de especial vulnerabilidad ya que carecían de recursos económicos y tenían cargas familiares.

En los pisos, las víctimas vivían hacinadas en habitaciones con varias literas, donde dormían y hacían la vida diaria. En ocasiones, las mujeres llegaban a pernoctar en el suelo en la cocina para dejar las habitaciones libres debido a la alta demanda de los servicios.

La organización exigía a las víctimas estar disponibles las 24 horas para los servicios, con solo dos horas para el descanso. En todo momento, debían estar maquilladas y disponibles por si eran requeridas por algún cliente.

En caso de incumplir con las normas o si rechazaban estar con algún cliente, la organización imponía sanciones sobre los ingresos que percibían o las abandonaban en ciudades que las víctimas no conocían.

En la investigación, los agentes han constatado que la organización estaba en plena expansión y disponía de otras viviendas en varias localidades de la península. También seguía buscando nuevos inmuebles y locales, tanto en Ibiza como en otras poblaciones españolas, con el fin de ampliar sus actividades.

Los líderes de la organización residían en viviendas de lujo, con un alto nivel de vida, y el principal organizador de la red viajaba continuamente a la península con la intención de desplazar a las mujeres cambiándolas de piso para dificultar su detección.

La investigación sigue abierta y no se descartan más detenciones.EFE

la/sll/fg

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo