CRIMEN SUSQUEDA

Deniegan la puesta en libertad del presunto asesino de Susqueda

El juzgado de instrucción número dos de Santa Coloma de Farners ha denegado la petición de libertad para el presunto asesino de Susqueda, Jordi M., por considerar que "existen elementos suficientes para atribuirle los hechos" y hoy riesgo de fuga y de reincidencia.,Los cuerpos de los jóvenes Marc H. y Paula M. fueron hallados en el pantano de Susqueda en agosto de 2017, un doble crimen por el que fue detenido Jordi M., quien en 1997 mató a su expar

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:58

El juzgado de instrucción número dos de Santa Coloma de Farners ha denegado la petición de libertad para el presunto asesino de Susqueda, Jordi M., por considerar que "existen elementos suficientes para atribuirle los hechos" y hoy riesgo de fuga y de reincidencia.

Los cuerpos de los jóvenes Marc H. y Paula M. fueron hallados en el pantano de Susqueda en agosto de 2017, un doble crimen por el que fue detenido Jordi M., quien en 1997 mató a su expareja en Anglès (Girona), asesinato por el que en 2009 salió de prisión tras cumplir doce de los quince años de condena.

El 1 de marzo de 2018, se acordó la prisión provisional comunicada y sin fianza para el acusado de acabar con la vida de dos jóvenes de 23 y 21 años, Marc y Paula, y, el 20 de abril, la sección tercera de la Audiencia de Girona ratificó la decisión.

Desde entonces, la defensa ha pedido dos veces su libertad por considerar que no hay argumentos de peso en su contra y por sostener que "la investigación policial no está orientada a la identificación de los autores de los crímenes, "sino sólo a encontrar pruebas que contradigan el relato de Magentí".

El bufete Salellas y Asociados, que asiste al procesado, pone en duda gran parte del trabajo realizado por la Unidad Central de Personas Desaparecidas de los Mossos d'Esquadra.

Entre las dudas que plantea están que el escenario del crimen sea la zona de ruinas de la Rierica, que fuera allí donde se produjeron los disparos o que el estado físico de Jordi Magentí le permitiera deshacerse de los cadáveres, del kayak y del automóvil de las víctimas.

Sin embargo, el juez señala en su auto que está "confirmada la existencia de indicios suficientes" y que persisten los riesgos de reiteración delictiva y fuga.

Apunta el magistrado que los asesinatos de la pareja del Maresme "no fueron planificados ni premeditados", sino que se habrían producido "como consecuencia de un encuentro casual que habría provocado una discusión durante la cual el investigado habría acabado con la vida de Marc y Paula".

Recuerda además que Magentí asesinó a su mujer el 4 de diciembre de 1997 y que, en la sentencia, se declaró probado que padecía "un trastorno mental que disminuía levemente su capacidad para poder controlar la voluntad de los actos".

Según el juez, valorando todos los elementos, se puede afirmar que los crímenes de Susqueda tienen una relación con aquellos por los que fue condenado, "porque en ambos habría influido necesariamente la incapacidad de Jordi Magentí para controlar sus impulsos".

Esta relación entre ambos casos revela, según el auto, "un riesgo claro y evidente de que cometa nuevos hechos similares a los ocurridos el 24 de agosto de 2017".

El juez sostiene el peligro de fuga en la gravedad de las penas previstas, sumado a que antes de ser detenido tenía un billete para viajar a Colombia y establecerse definitivamente allí, donde reside su mujer, y a que carece de trabajo y propiedades en España.

Lo más