FUNCIÓN PÚBLICA

El decreto de subida a funcionarios catalanes, aprobado en medio de críticas

El decreto ley que prevé un incremento salarial del 1,5 % a los trabajadores de la Generalitat ha sido hoy convalidado por el Parlament con los votos de todos los grupos, pero entre fuertes críticas de la oposición porque todavía está pendiente la devolución de las pagas extra de 2013 y 2014.,El decreto ley 5/2018 sobre "el incremento retributivo para 2018 y el régimen de mejoras de la prestación económica de incapacidad temporal aplicable al personal del sector público"

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 20:11

El decreto ley que prevé un incremento salarial del 1,5 % a los trabajadores de la Generalitat ha sido hoy convalidado por el Parlament con los votos de todos los grupos, pero entre fuertes críticas de la oposición porque todavía está pendiente la devolución de las pagas extra de 2013 y 2014.

El decreto ley 5/2018 sobre "el incremento retributivo para 2018 y el régimen de mejoras de la prestación económica de incapacidad temporal aplicable al personal del sector público" ha sido presentado por el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró.

En el texto aprobado por unanimidad se prevé un incremento de sueldo del 1,5 % al personal de la Generalitat con efectos desde el 1 de enero, de un 0,25 % adicional con efectos desde el 1 de julio, y de otro 0,2 % adicional acordado con los sindicatos mayoritarios de la función pública.

El decreto también prevé que el personal de la Generalitat tenga reconocido el 100 % del sueldo desde el primer día en caso de incapacidad temporal.

Según Puigneró, si hasta hoy no se ha podido pagar el incremento salarial "es gracias al 155 y sus padres, algunos de los cuales están presentes en esta cámara", porque en caso contrario, se podría haber tramitado por ley, y ha destacado que los trabajadores que menos cobran serán los que percibirán más incremento.

Sobre las pagas extras de 2013-14 aún no devueltas a los empleados de la Generalitat, el conseller Puigneró ha indicado que los 1.100 millones de euros que implica la devolución "es una cifra muy alta que obliga a efectuar el retorno en varios años".

Puigneró ha anunciado la próxima presentación de "una iniciativa parlamentaria para pedir la flexibilización la Ley de Presupuestos a fin de poder destinar recursos al pago de las pagas extras".

Desde Ciudadanos (Cs), Dimas Graguera ha considerado "insultante" que los trabajadores públicos de la Generalitat tengan que esperar hasta ocho años para cobrar la totalidad de las pagas pendientes.

Alícia Romero, del PSC, ha recordado que el techo de gasto lo sufren los diversos gobiernos y, en cambio, todas las comunidades autónomas han devuelto las pagas menos la de Cataluña, lo que "es absolutamente indecente", porque "es una cuestión de prioridades".

David Cid, de Catalunya en Comú Podem, ha afirmado que apoyan el decreto "sólo porque lo piden los sindicatos y para que los trabajadores públicos recuperen poder adquisitivo" pero "lo de las pagas extras es una auténtica vergüenza, y la propuesta de devolverlas en ocho años es indigna e inaceptable".

Jordi Albert, de ERC, ha reconocido que "hay que priorizar" el gasto público, pero ha lamentado que se erijan en defensores de los derechos de los trabajadores públicos quienes aprobaron leyes de restricción del gasto presupuestario.

Eusebi Campdepedrós, de JxCat, ha indicado que "no se puede exigir al Govern que obvie o prescinda del cumplimiento del marco financiero del Estado".

Lo más