CRISIS CATALUÑA

Continúan los trámites para decidir sobre recusaciones de jueces del "procés"

El instructor del expediente de recusación que once procesados presentaron contra los cinco magistrados del Tribunal Supremo encargados de enjuiciar a la cúpula del "procés" ha remitido el asunto a la Sala del 61 del Tribunal Supremo, presidida por Carlos Lesmes, para que fije fecha de resolución.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:41

El instructor del expediente de recusación que once procesados presentaron contra los cinco magistrados del Tribunal Supremo encargados de enjuiciar a la cúpula del "procés" ha remitido el asunto a la Sala del 61 del Tribunal Supremo, presidida por Carlos Lesmes, para que fije fecha de resolución.

En un auto, el juez del Supremo Vicente Magro da por concluida la instrucción de los incidentes de recusación planteados contra la Sala encargada de juzgar los hechos, presidida por Manuel Marchena, también presidente de la Sala de lo Penal del alto tribunal.

Magro señala que al no haberse propuesto prueba por ninguna de las partes, lo procedente es remitir el asunto a esta sala especial, la denominada Sala del 61, para que lo resuelva.

Según fuentes jurídicas, no será previsiblemente hasta septiembre cuando dicha Sala, famosa por dictar la ilegalización de Batasuna, se reúna para resolver al respecto.

En total, son 11 los procesados que han presentado expedientes de recusación contra los magistrados. Entre ellos figuran los exconsellers Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva, Lluis Puig, Meritxell Borràs y Clara Ponsatí, el expresidente Carles Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, el diputado Jordi Sànchez y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart.

Todos ellos consideran que hay motivos fundamentados para apartar tanto a Marchena como a los otros cuatro integrantes del tribunal que enjuiciará a la cúpula del "procés": Antonio del Moral, Luciano Varela, Juan Ramón Berdugo y Andrés Martínez Arrieta.

De hecho, algunos intentaron apartar también al propio instructor del expediente de recusación, Vicente Magro, que hoy ha decidido inadmitir "a limine", es decir, de plano, dicha solicitud.

Para hacerlo Magro argumenta en otro auto que dicha recusación carece de "base jurídica y fáctica" y por tanto no puede ser admitida.

Él no va a entrar al fondo del asunto, prosigue el juez, y las "meras actuaciones de trámite", que son las que él ha llevado a cabo como instructor, "no pueden ser objeto de recusación".

Magro explica que su actuación como instructor se ha limitado a recopilar todos y cada uno de los escritos de recusación y dar traslado a las partes y, en este caso, a la sala competente para la decisión del incidente, "sin absolutamente ninguna decisión de fondo".

"Recusar a quien no va a resolver ni tomar decisión alguna resulta una maniobra que dilata la resolución de la propia recusación principal (...) por lo que entra en las posibilidades de rechazo 'a limine' cuando la recusación es claramente insostenible", concluye Magro.

Con el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, a la cabeza, la Sala del 61 está formada por cada uno de los presidentes de las cinco salas del alto tribunal y por el magistrado más antiguo y más moderno de cada una de ellas.

Lo más