JUICIO NARCOTRÁFICO

Condenas de entre 6 meses y 6 años para 17 miembros de clan narcotraficantes

La Audiencia de Girona ha condenado a penas de entre medio y algo más de seis años a diecisiete de los veintiocho miembros del clan Capirote de la familia Cortés, juzgados este abril tras ser detenidos en febrero de 2017 en un operativo de los Mossos y el Servicio de Vigilancia Aduanera en el Alt Empordà.,Juan Cortés, Dientes, y su padre, Indalecio Cortés, Juaneque, los principales cabecillas de esta banda de narcotraficantes que se había convertido en una "multinacional" d

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 20:22

La Audiencia de Girona ha condenado a penas de entre medio y algo más de seis años a diecisiete de los veintiocho miembros del clan Capirote de la familia Cortés, juzgados este abril tras ser detenidos en febrero de 2017 en un operativo de los Mossos y el Servicio de Vigilancia Aduanera en el Alt Empordà.

Juan Cortés, Dientes, y su padre, Indalecio Cortés, Juaneque, los principales cabecillas de esta banda de narcotraficantes que se había convertido en una "multinacional" de la marihuana y había blanqueado casi 3 millones de euros en seis años, han sido condenados a algo más de seis años cada uno y a pagar 166.203 euros.

Otro presunto líder del clan, Juan Cortés, Popeye, hermano de Indalecio, ha sido absuelto tras declararse nulas las escuchas telefónicas.

El fiscal pedía para ellos entre 17 y 19 años de cárcel por delitos contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, defraudación de fluido eléctrico, blanqueo de capitales, incendio en bienes propios, simulación de delito y estafa (por intentar engañar a una compañía de seguros quemando un coche).

La sentencia de la sección cuarta condena a los procesados sólo por delitos contra la salud pública, pertenencia a grupo criminal, tenencia ilícita de armas y defraudación de fluido eléctrico y les absuelve del de blanqueo de capitales por falta de pruebas.

Según la sentencia, Juan Cortés y su padre Indalecio eran los responsables principales y, "además de dar las instrucciones a sus subordinados para la producción de marihuana, les facilitaban los medios para su cultivo y cosecha, les abonaban los anticipos que habían hecho y les daban móviles para comunicarse".

Además, eran los que, "retribuían a sus subordinados por su labor y les facilitaban asistencia letrada en caso de ser descubiertas sus actividades" ilícitas.

Los que vigilaban las plantaciones tenían a su disposición, a pesar de que carecían de licencia, armas de fuego para usarlas contra terceras personas que les quisieran sustraer marihuana o dinero.

Aparte de padre e hijo, también han sido condenados otros quince miembros del clan a penas de entre seis meses y casi seis años de cárcel, tres de ellos mujeres.

Los once restantes han sido absueltos, ocho de ellos porque su imputación se había hecho gracias a las pruebas obtenidas derivadas de las escuchas telefónicas a Juan Cortés, que han sido declaradas nulas por "vulneración de los derechos fundamentales" ya que "no había razones objetivas ni justificadas" para permitirlas.

La sentencia decreta además el decomiso de tres fincas, dos en Figueres y una en Avinyonet de Puigventós, propiedad de dos condenados por delitos contra la salud pública en las que se habían preparado instalaciones de carácter permanente para plantaciones de marihuana.

El operativo contra la "multinacional" de la marihuana llevado a cabo el 21 de febrero del año pasado por unos 350 agentes de los Mossos y 50 del Servicio de Vigilancia Aduanera se saldó con 30 detenidos y el decomiso de 8.000 plantas de marihuana y 425.000 euros en efectivo.

Lo más