INCENDIOS FORESTALES

Condenado a 4 años por provocar una decena de incendios forestales en Cáceres

La Audiencia Provincial de Cáceres ha condenado este martes a un joven de 34 años a una pena de cuatro años de cárcel y una multa de casi mil euros por un delito continuado de incendio forestal por provocar más de una decena de fuegos en un momento de peligro alto de propagación.,También tendrá que indemnizar a los perjudicados con más de 46.000 euros en concepto de responsabilidad civil, entre ellos, 12.600 euros al Ayuntamiento de Cáceres; unos 31.000 al Plan Infoex de l

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:08

La Audiencia Provincial de Cáceres ha condenado este martes a un joven de 34 años a una pena de cuatro años de cárcel y una multa de casi mil euros por un delito continuado de incendio forestal por provocar más de una decena de fuegos en un momento de peligro alto de propagación.

También tendrá que indemnizar a los perjudicados con más de 46.000 euros en concepto de responsabilidad civil, entre ellos, 12.600 euros al Ayuntamiento de Cáceres; unos 31.000 al Plan Infoex de lucha contra incendios forestales de Extremadura; 450 al municipio de Talaván; 216 al Servicio Provincial de Extinción de Incendios (SEPEI) y otras cantidades a distintos afectados.

Así se ha dictaminado tras llegar a un acuerdo de conformidad el Ministerio Fiscal, las acusaciones particulares de la Junta de Extremadura y los ayuntamientos de Cáceres y Talaván, y la defensa del acusado.

Los incendios se produjeron durante los meses de julio y agosto de 2018 en la provincia de Cáceres.

Al condenado, quien ha permanecido en prisión provisional por esta causa siete meses, hasta el pasado mes de marzo, se le aplica la circunstancia atenuante de reparación del daño al satisfacer ya gran parte de la responsabilidad civil solicitada y la de estar bajo los efectos del alcohol.

A juicio de su defensa, ejercida por la letrada Laura Martín, esta última atenuante analógica le posibilitará pedir en la ejecución de sentencia una suspensión de la condena, lo que haría que no regresara a prisión.

"En ese momento tenía un problema con el alcohol, estaba pasando por una mala fase personal, familiar y económica, esa fue la situación, ha expresado su abogada.

En su opinión, ahora no hay ningún tipo de riesgo pues antes de salir en libertad provisional empezó a someterse a un tratamiento psicológico y por el consumo de alcohol, que aún continúa por el que evoluciona y lleva "una vida normalizada", ha dicho.

Según la sentencia, el condenado decidió prender la vegetación en diferentes terrenos de los municipios de Talaván, Monroy y Cáceres con la "intención que se propagarán los incendios", en época de alto peligro, actuando "plenamente consciente" de las altas temperaturas y de las condiciones propicias.

Así, eligió provocar la mayoría en zonas próximas a la carretera "para asegurase la huida con rapidez" y en otras ocasiones incendió zonas próximas a núcleos habitados y espacios ambientalmente protegidos.