SENTENCIA HOMICIDIO (Ampliación)

Condenada a 8 años por matar de 14 puñaladas a su hermana embarazada

 La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a ocho años de prisión a una mujer por matar a su hermana embarazada de seis meses y al bebé que esperaba al asestarle 14 puñaladas en la casa que ambas compartían en la localidad madrileña de Hoyo de Manzanares el 6 de marzo de 2016.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:41

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a ocho años de prisión a una mujer por matar a su hermana embarazada de seis meses y al bebé que esperaba al asestarle 14 puñaladas en la casa que ambas compartían en la localidad madrileña de Hoyo de Manzanares el 6 de marzo de 2016.

En una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, la Audiencia madrileña impone dicha pena a Wilma Elisabeth M.C., paraguaya de 39 años, a la que un jurado popular declaró culpable, por un delito de homicidio en concurso con otro de aborto no consentido contra su hermana, de 28 años.

El magistrado presidente del tribunal del jurado aplica a la condenada una circunstancia agravante de parentesco y una eximente incompleta de trastorno mental transitorio.

La resolución considera probado que sobre las 12.30 horas del 6 de marzo de 2016 Wilma empleó un cuchillo de 17 centímetros de hoja para asestar a su hermana Ilsa catorce puñaladas, la última de ellas en el tórax y sobre el corazón, produciendo su muerte inmediata y la del feto que había concebido hacía seis meses.

La sentencia puntualiza que el homicidio fue el resultado de un forcejeo previo entre las dos hermanas, algo que el jurado consideró probado, entre otras cosas porque la condenada también resultó herida, en este caso con un corte profundo de cuchillo en su mano derecha.

Por lo tanto, el tribunal sostiene que Wilma actuó ante una situación extrema de temor por su integridad en un intento de defender la propia vida y aplica por ello una eximente incompleta de trastorno mental transitorio que le lleva a imponer una pena más baja que la petición inicial de la Fiscalía, de doce años y medio de prisión.

Sin embargo, tal y como explica la sentencia, no cabe contemplar una eximente completa que anule la pena, pues aunque Wilma llegó a experimentar "síntomas compatibles con un trastorno postraumático" en el momento de los hechos, lo cierto es que sus capacidades de control no estaban del todo anuladas.

Wilma Elisabeth se declaró inocente durante el juicio y su defensa pidió su absolución ante su versión de los hechos, en la que narró que, efectivamente, tuvo una fuerte discusión con su hermana, pero consiguió escapar y abandonó la casa dejando a Ilsa sola mientras manifestaba que se iba a suicidar.

Al respecto la sentencia pone de relieve que médicos forenses ratificaron en el juicio que la lesión mortal que acabó con la vida de Ilsa y de su bebé difícilmente pudo ser autoinfringida por la zona afectada y la intensidad y dirección de la herida.

Además, en la misma línea, explica que se puede obviar lo aportado por los mismos médicos, que sostuvieron en el juicio que la víctima no ofrecía signos de intentos de suicidio anteriores y sí características que demostraban que se cuidaba y estaba al tanto del estado de la evolución del feto.

Respecto al estado de gestación de la víctima la sentencia recoge que la condenada conocía la situación de su hermana y que cuando causó su muerte era consciente de que podía provocar también la del feto que albergaba, extremo que "no le importó".

Por todo ello, la Audiencia de Madrid condena Wilma Elisabeth M. C. a ocho años de prisión, aunque se le descontará el tiempo que lleva en prisión provisional, desde su detención el 7 de marzo de 2016.

Lo más