Boletín

JUICIO PROCÉS

Compañeros de Forcadell aducen criterios formales al tramitar leyes del 1-O

Dos antiguos compañeros de Carme Forcadell en la Mesa del Parlament han insistido en que la admisión a trámite de iniciativas legislativas como las denominadas leyes de desconexión de septiembre de 2017, se guía por criterios formales, y que la cámara debe "amparar" la participación y no limitarla.,Los de Lluis Corominas y Anna Simó han sido los últimos testimonios que ha oído este martes el tribunal del "procés" a petición de la defensa de la expresidenta del Parlament Ca

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:31

Dos antiguos compañeros de Carme Forcadell en la Mesa del Parlament han insistido en que la admisión a trámite de iniciativas legislativas como las denominadas leyes de desconexión de septiembre de 2017, se guía por criterios formales, y que la cámara debe "amparar" la participación y no limitarla.

Los de Lluis Corominas y Anna Simó han sido los últimos testimonios que ha oído este martes el tribunal del "procés" a petición de la defensa de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, quien se enfrenta a una solicitud de 17 años de cárcel por rebelión.

Ambos han sido preguntados por la ley del Referéndum y la de Transitoriedad Jurídica, aprobadas en los turbulentos plenos del 6 y 7 de septiembre de 2017 con los informes en contra de los letrados del Parlament, y posteriormente suspendidas por el Tribunal Constitucional.

Sin embargo, Corominas, exvicepresidente de la Mesa, y Simó, exsecretaria primera, que van a ser juzgados por desobediencia por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, han redundado en que su participación al tramitarlas solo obedeció al examen de criterios "formales".

Más allá de estas iniciativas, Simó se ha referido a que previamente a la votación el 27-O sobre la Declaración Unilateral de Independencia (DUI), ella incidió en que las propuestas a votar "no tendrían efecto jurídico".

Además, ha recalcado que el preámbulo de la resolución, donde constaba la DUI, no era objeto de votación, razón que los acusados esgrimieron en sus declaraciones cuando recalcaron que la declaración de independencia fue meramente política.

Corominas ha indicado que los informes no eran ni "vinculantes ni preceptivos" y que "todos" los grupos pudieron participar, y ha añadido que "no es función de la mesa impedir o limitar el derecho de participación", sino "ampararlo".

Cuando el fiscal Javier Zaragoza le ha inquirido sobre las advertencias que él y el resto de miembros de la Mesa recibieron del TC, Xavier Melero (que le representa en el TSJC) ha protestado ante las preguntas de "contenido incriminatorio" y le ha recomendado no seguir contestando.

Sus testimonios chocan con los aportados hace semanas por el ex letrado mayor del Parlament Antonio Bayona y el secretario general Xavier Muro, que explicaron que la Mesa tenía que impedir la tramitación de las iniciativas cuando su contradicción con la ley fuese "palmaria y evidente".

También han comparecido Mercé Arderiu, letrada del Parlament, y Pere Sol, secretario general, que han ido en el mismo sentido.

"No es nada habitual entrar en el fondo del asunto", ha dicho Arderiu, que ha asegurado que se cumplieron los trámites parlamentarios sobre las denominadas leyes de desconexión.

Lo más