COPE

PARTIDOS PP

Casado mete a Martínez-Almeida en la pugna con Ayuso por el PP madrileño

María López

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:13

María López

El futuro del PP madrileño se está convirtiendo en un rompecabezas. El anuncio de la candidatura de Isabel Díaz Ayuso se ha encontrado con el desmarque de su líder, Pablo Casado, que, sin posicionarse, ha introducido en la pugna por el control del partido al alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, que por primera vez no descarta competir.

La ecuación del PP madrileño tiene dos variables. Siempre las ha tenido. La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital son dos plazas clave para la política nacional, y la repercusión de sus ocupantes está asegurada. El de Madrid es un partido con dos rostros visibles.

Casado, que se conoce el partido madrileño "de pé a pá", se lo recordó ayer a los dos protagonistas, "dos militantes muy cualificados" que "saben", según el presidente del PP, que van a tener "mucho peso" en la elección del nuevo liderazgo. Un peso en el que -completó su desmarque- él no va a contar.

Génova ha terminado de virar su posición. En junio, tras la contundente victoria electoral de Ayuso, el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, expresó un respaldo claro a la presidenta madrileña cuando afirmó: "Si yo fuera afiliado, lógicamente mi total apoyo a la presidenta Isabel Díaz Ayuso".

Tras el paso adelante de Díaz Ayuso, el número dos de Pablo Casado matizó su posición y buscó posponer un debate que, reitera la dirección, "no toca".

Egea ha ido después un paso más allá y en varias entrevistas, la última este miércoles con Antena 3, se ha abonado a la llamada tercera vía. Argumenta que en Madrid ha habido muchos modelos y el actual, con Pío García Escudero al frente y los dos pesos pesados concentrados en sus Gobiernos, "funciona".

El alcalde de Madrid era hasta ahora el principal valedor de esta fórmula, que rige desde 2018, cuando Génova nombró a García Escudero tras la dimisión de Cristina Cifuentes. Sin embargo, Martínez-Almeida ha pasado a no descartar su propia candidatura, señalando que "las decisiones se tomarán cuando se acerque el Congreso".

Cuando García Escudero retomó la presidencia del partido -que ya ejerció, también como tercera cabeza, entre 1993 y 2004-, el PP estaba en la oposición en el Ayuntamiento y en crisis en Sol, pero hoy Martínez-Almeida despacha en Cibeles y Ayuso ha conseguido lo que Casado busca para sí: borrar a Ciudadanos e imponerse en solitario a la izquierda, estrechando el margen de acción de Vox.

Aunque crecen los obstáculos a los planes de Díaz Ayuso, la anomalía dentro de su partido es que Ayuso no presida el PP de Madrid. El resto de los presidentes autonómicos del PP sí lideran en sus territorios. Pero varias son las derivadas del liderazgo de la madrileña.

Una de ellas es el tirón que la presidenta tiene en el PP. Su oposición directa al Gobierno de Pedro Sánchez le hace copar las portadas, un riesgo para Casado, a quien la presidenta podría hacer sombra, un temor que Génova niega. Ambos dirigentes han exhibido en múltiples ocasiones su longeva amistad, lo que no ha impedido que afloren tiranteces entre sus equipos.

Ayuso ha llevado a lo largo de la pandemia la voz cantante contra el Gobierno, con posiciones de las que se han desmarcado los barones, pero que las urnas avalaron el 4 de mayo, convirtiendo a la presidenta en la política de moda y la más deseada para un selfi entre los simpatizantes del PP.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Su liderazgo también puede dejar fuera de foco a Martínez-Almeida, que desde el pasado verano es también portavoz nacional del partido, una posición que a menudo le dificulta centrar sus mensajes en su propia gestión.

Sin embargo, cuando el PP madrileño vive un momento dulce, una pugna por el poder entre quienes fueron las dos apuestas personales de Casado entraña riesgos evidentes.

Sólo hay que mirar al pasado, a 2004, cuando el alcalde Alberto Ruiz Gallardón lanzó a su sucesora en la Comunidad, Esperanza Aguirre, un órdago que terminó en derrota. La candidatura de Manuel Cobo, con Gallardón de segundo, se vio como un intento casi "suicida" por parte de la dirección nacional y duró solo ocho días, pues dieron marcha atrás al verse en "minoría casi absoluta".

En ese periodo el partido entró en una guerra abierta con reproches en público. Después, Aguirre comandó el partido durante 12 años, hasta su dimisión en 2016, y su pugna con Gallardón cobró un cariz novelesco con su supuesta trama de espionaje a sus adversarios, que terminó en absoluciones.

Entonces, los dos pesos pesados de Madrid exhibían sus diferencias ideológicas, que en este caso son coincidencias porque Casado, Ayuso y Almeida comparten cuna y posiciones políticas y han sido testigos de choques como el que podría generar, si no lo evitan, el congreso del PP de Madrid.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar