COPE

La Audiencia Nacional juzga el miércoles a un hombre que se definía como "soldado" de Estado Islámico

Europa Press

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 10:24

Se grabó un vídeo frente a un recinto ferial de Málaga diciendo: "Vamos a explotar aquí"

La Audiencia Nacional juzgará desde el miércoles a un hombre que se sometió a "un intenso proceso de autoadoctrinamiento" por Internet hasta llegar a jurar lealtad a Estado Islámico y definirse en redes sociales como un "soldado" de la organización yihadista, incluso grabó un vídeo frente a un recinto ferial de Málaga diciendo que iba a "explotar" allí. Por ello, la Fiscalía le acusa de delitos de terrorismo por los que pide una condena de hasta 8 años de cárcel.

El acusado es Mohamed Louarti, nacido en Marruecos y residente en Málaga, para el que el Ministerio Público reclama dicha pena por un delito de integración en organización terrorista; o, subsidiariamente y con carácter alternativo, una condena de 6 años de prisión por un delito de captación y adoctrinamiento terrorista; o, también subsidiariamente y con carácter alternativo, una de 4 años por adoctrinamiento terrorista pasivo.

Louarti, "al menos desde el año 2013 y después de una estancia en Bélgica, tras instalarse en nuestro país comenzó a pasar por un intenso proceso de autoadoctrinamiento a través de Internet en materia de terrorismo yihadista, para acabar integrándose en la organización criminal DAESH", según el escrito de acusación del Ministerio Público.

En este sentido, ha recordado que "DAESH se sirve, para el cumplimiento de sus objetivos, de estrategias operativas y propagandísticas que, fuera de zona de conflicto, son desarrolladas por miembros descentralizados de la organización". De esta forma, ha indicado, "su ámbito de actuación es universal, porque sus integrantes se encuentran en todos los rincones del mundo, interactuando a través de Internet y de las redes sociales".

En el caso de Louarti, habría experimentado "una evolución progresiva en sus creencias religiosas que le llevó desde una visión ultraortodoxa del islam hasta una total adhesión ideológica a los postulados de la organización terroristas, adhesión que exteriorizaba de forma explícita tanto en sus redes sociales como a sus más cercanos, a quienes intentaba hacer partícipes de su visión rigorista del islam y de la necesidad de llevar a cabo la yihad armada, que él ya estaba determinado a desarrollar".

PARA FORMARSE Y FORMAR EN LA YIHAD

Louarti, de acuerdo con el relato de la Fiscalía, comenzó buscando contenido yihadista en Internet, "con ánimo de formarse en los postulados del DAESH y de poder a su vez formar a otros". Accedía incluso a "contenidos cerrados de estructuras mediáticas del DAESH a los que no es posible acceder sin que alguien afín a dicha organización le haya enseñado cómo" y a materiales que solo se pueden ver con permiso previo.

Su actividad se proyectaba a través de diversas redes sociales y grupos de mensajería instantánea, si bien el Ministerio Fiscal destaca el perfil de Facebook que se creó bajo el nombre de 'Anwar Andalusi' tras los atentados de Barcelona de 2017, donde mostraba un "claro posicionamiento en favor de las acciones y postulados del DAESH, alabando a sus autores y justificando sus actividades, incitando a los verdaderos creyentes a hacer la yihad".

Además de consumir y propagar el material yihadista que encontraba, se hacía eco de la "campaña de victimización de la comunidad musulmana" que, según señala el Ministerio Público, tiene como objetivo posicionar a esta comunidad en contra de otras. A este fin, por ejemplo, publicó vídeos de mujeres subsaharianas ejecutadas junto a sus hijos.

"OBEDIENCIA ABSOLUTA" A AL BAGDHADI

En este proceso paulatino, hizo búsquedas en la sección de productos militares de Amazon, guardó capturas de un rifle de francotirador --"Necesito esto en la próxima actualización", escribió en un comentario--, y colgó una foto en Facebook donde aparece sentado al volante de un coche con "un cuchillo de grandes dimensiones" y el texto: "Hermanos, os hemos venido con el degüello. Permanece y se expande. Viva la religión de la verdad".

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

También guardó en sus dispositivos imágenes de Rivotril, "un medicamento conocido por su consumo con hachís que se convierte en una droga llamada 'karkubi', la cual provoca en los que la consumen sobreexcitación y agresividad, de modo similar a los efectos que causa la llamada droga de los yihadistas o 'captagon', de cuyo consumo se hacen eco combatientes de Estado Islámico en zona de conflicto".

Contaba asimismo con una carpeta denominada 'Mañana, cuando (yo) muera', donde recogía extractos de poesías que versan sobre la despedida de la muerte. Hasta se grabó un vídeo de siete segundos en el que aparece delante del recinto ferial San Luis de Sabanillas, en Málaga, diciendo: "Vamos a explotar aquí, si Dios quiere", un archivo que envió a un primo suyo al que meses después dijo por WhatsApp: "Por Alá que me reventaré".

El punto álgido llegó el 4 de enero de 2019 cuando en su perfil de Facebook hizo público un juramento de lealtad a Estado Islámico, algo que se entiende como "paso previo para alcanzar el paraíso a través del martirio", apunta el Ministerio Fiscal. "Yo le he jurado pleitesía al califa de los musulmanes, Abú Bakr al Baghdadi, en la obediencia absoluta", escribió. "Yo soy un soldado del Estado", aseveró.

Ante este "alto grado de radicalización", se puso en marcha una operación policial que condujo a su detención el 15 de enero de 2019, quedando en prisión provisional, aunque desde el pasado 24 de febrero está en libertad provisional. En su casa se encontraron tres teléfonos móviles, tres tarjetas SIM, un cuchillo de grandes dimensiones y 500 bolas de 'airsoft'.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar