COPE

La Audiencia Nacional celebra esta semana dos juicios por delitos relacionados con el terrorismo yihadista

Europa Press

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 12:45

La Fiscalía advierte de la especial amenaza que el yihadismo supone para España

La Audiencia Nacional celebrará esta semana dos juicios por delitos relacionados con el terrorismo yihadista que sentarán en el banquillo de los acusados a tres personas para quienes la Fiscalía reclama penas que van desde los tres a los diez años de cárcel.

El lunes comenzará el juicio a Hamdi Al Bakri y Abdul Hakim Chukair, ambos de origen sirio y residentes en España, a los que el Ministerio Público acusa respectivamente de presuntos delitos de integración en organización terrorista prevista o, alternativamente, de colaboración con organización terrorista, por un lado, y de enaltecimiento terrorista, por otro.

De acuerdo con el escrito de acusación, Al Bakri "es un enfervorecido seguidor de Sadam Husein", siendo incluso su "referente", y consideraba al ahora fallecido líder de Estado Islámico Abú Bakr al Baghdadi, el "sucesor" del ex presidente iraquí.

"Abraza con entusiasmo" el ascenso de Al Baghdadi, "colaborando intensamente en la divulgación de su ideario con el propósito de participar y colaborar con el aparato propagandístico de la organización terrorista" a través de las redes sociales.

Para ello, relata el Ministerio Fiscal, "no solo se nutría de material poseído y adquirido por él, sino que formaba parte de grupos en aplicaciones como WhatsApp relacionados directamente con la organización terrorista y situados en zonas estratégicas" para Daesh, incluidos lugares próximos a zonas de conflicto.

A la Fiscalía le "resulta sorprendente la naturalidad con la que Hamdi habla con gente de su entorno y personas que apenas conoce de su afinidad con las organizaciones radicales de índole islamista", lo que le lleva a pensar que "su trato con el entorno de estas organizaciones y sus integrantes es más habitual delo que podemos suponer".

Al Bakri habría ejercido así de "amplificador" del mensaje de Estado Islámico con el "evidente propósito" de captar adeptos para la organización terrorista. Por eso, la Fiscalía pide para él 10 años de cárcel, con inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena y libertad vigilada otros diez años o, alternativamente, 8 años de prisión, 2 años de multa con una cuota diaria de 10 euros, inhabilitación absoluta durante 14 años y libertad vigilada por diez.

Siguiendo la pista de Al Bakri, los investigadores detectaron un perfil de Facebook de un "amigo virtual y real" suyo que identificaron como Chukair, el segundo acusado. En su caso, "mantuvo una continua e intensa actividad en las redes sociales donde realizaba comentarios, ensalzando y justificando las acciones llevadas a cabo por miembros de organizaciones terroristas de índole yihadista, concretamente Al Qaeda, (...) e incitando a la realización de dichas conductas".

Con esta labor de "proselitimo", ha señalado el Ministerio Público, Chukair buscaba "recuperar para el islam el esplendor y los territorios perdidos" incluido "el derrocamiento de los gobernantes árabes colaboracionistas con Occidente".

La Fiscalía interesa para el segundo acusado una pena de 3 años de prisión, 15 meses multa con una cuota diaria de 10 euros, una inhabilitación absoluta de 9 años y libertad vigilada de 2 años.

AUTOADOCTRINAMIENTO MEDIANTE 'NASHEEDS'

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Ya el jueves, la Audiencia Nacional juzgará a Mohamed el Ouahabi por presuntos delitos de autoadoctrinamiento terrorista y enaltecimiento del terrorismo por los que el Ministerio Público reclama una pena de cinco años de prisión.

El escrito de acusación provisional explica que, a partir de 2012 y hasta mayo de 2018, el Ouahabi comenzó a difundir de forma "sistemática", a través de su cuenta de Facebook, publicaciones de simbología yihadista "como medio de exaltación de la yihad violenta".

Destaca que el Ouahabi no sólo compartió imágenes y propaganda del Estado Islámico, como pueden ser lemas y referentes ideológicos como la bandera utilizada por Al Qaeda, sino que llegó a publicar fotografías suyas o comentarios en los que muestra "su alineación con las tesis yihadistas". De hecho, la última publicación en este sentido --recalca el Ministerio Fiscal-- se realizó meses después de su detención por la Policía.

Todas estas publicaciones se hicieron una vez que el acusado ya había "interiorizado" la idea de la "yihad violenta" tras pasar por un "proceso de autoadoctrinamiento personal". Así, la Fiscalía cuenta que el acusado también guardó para su uso personal contenidos que defienden la yihad como "único camino para la defensa de los derechos de los musulmanes", enaltecen la figura de los muyahidines y algunos han sido elaborados por Estado Islámico.

El Ouahabi habría mantenido una actividad constante de consulta de tales contenidos a través de su teléfono móvil. Durante el análisis policial de su dispositivo, se encontraron 'nasheeds' --música vocal musulmana cuya letra son diferentes interpretaciones del Corán con distintos ritmos--, que, según Fiscalía, es "sobradamente conocido a nivel mundial" que se usan para difundir públicamente mensajes yihadistas.

El fiscal menciona asimismo la aparición en el móvil de imágenes de combatientes armados como una "señal inequívoca que se trata de un vídeo para difundir las ideas yihadistas e incitar a cometer acciones violentas".

A ello se suman imágenes de personas encapuchadas al lado de otras que están de rodillas con los ojos vendados o audios de WhatsApp en los que el acusado afirma que quiere viajar a su "país" para "luchar por algo que vale la pena".

"Ha llegado el momento, ni la prensa, ni Europa entera me cae bien, no hablo de los ciudadanos, hablo de la gente que gobierna y que están armando la que están armando en el mundo (...) Entonces como yo soy musulmán tengo que luchar por Dios y punto", dice en ese audio. "Algún día mataré a alguien por nuestra religión", afirma en otra conversación.

ESPAÑA COMO "TIERRA DEL ISLAM"

En uno de sus escritos, la Fiscalía ha advertido de que el uso creciente de las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea, especialmente entre jóvenes --"muy vulnerables al proselitismo yihadista"-- "hace que la utilización de Internet para incitar a los individuos a la radicalización violenta o como medio de captación de terroristas sea extremadamente preocupante, dados el alcance global, el funcionamiento en tiempo real y la eficacia de dicho medio".

Ha alertado de que "cada vez con más frecuencia toman protagonismo los simpatizantes y seguidores del islamismo radical, mientras que las propias organizaciones terroristas permanecen en cambio en un segundo plano, dando lugar en última instancia al fenómeno de la autoradicalización". Así, con una especie de control remoto, Daesh habría conseguido crear estructuras locales autónomas en suelo europeo capaces de difundir el ideario yihadista para sus fines, ha apuntado.

También ha llamado la atención sobre el hecho de que "España es de los pocos países occidentales sobre el que existe, además de la amenaza genérica contra Occidente, un componente de reivindicación territorial histórico, por su consideración de 'tierra del islam'". "Por este motivo, cualquier ataque u acción contra nuestra nación, ciudadanos o intereses, está ampliamente legitimado y justificado" en la propaganda yihadista, ha denunciado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar