COPE

JUSTICIA PROCÉS

Audiencia exculpa a los policías denunciados por torturas a un menor el 18O

La Audiencia de Barcelona ha confirmado el archivo de la querella por torturas contra ocho policías nacionales que presentó Guillem, el menor cuya contundente detención el 18 de octubre de 2019 en las protestas por la sentencia del "procés" se hizo viral, al entender que el arresto fue violento pero no "desproporcionado".,En un auto, al que ha tenido acceso Efe, la sección décima de la Audiencia de Barcelona confirma la decisión del juez instructor de archivar la querell

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:32

La Audiencia de Barcelona ha confirmado el archivo de la querella por torturas contra ocho policías nacionales que presentó Guillem, el menor cuya contundente detención el 18 de octubre de 2019 en las protestas por la sentencia del "procés" se hizo viral, al entender que el arresto fue violento pero no "desproporcionado".

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, la sección décima de la Audiencia de Barcelona confirma la decisión del juez instructor de archivar la querella por lesiones y torturas que el menor presentó contra los policías nacionales, a los que acusaba de haberle golpeado durante el arresto y en el interior de la comisaría.

Guillem fue detenido la tarde del 18 de octubre de 2019, en las protestas de la huelga general contra la sentencia del "procés", tras quedar rezagado en una repentina carga de antidisturbios de la Policía Nacional contra un grupo de manifestantes que participaban en una sentada ante la comisaría de Via Laietana.

El detenido, de 16 años y que se hizo popular con el sobrenombre del "chico de la sudadera naranja" por la ropa que vestía, fue detenido por un grupo de antidisturbios que lo tiraron al suelo para reducirlo, tras lo que un agente se tumbó sobre su espalda para poder esposarlo.

Tras leer las diligencias de la causa que Guillem tiene abierta en el juzgado y el vídeo de la detención, la sala concluye que las contusiones que presentaba el querellante derivan de su detención y admite que la acción de los agentes fue "violenta porque el menor no quería ser detenido", pero no puede ser tachada de "desproporcionada".

Además, la Audiencia apunta indicios de que el menor fue detenido cuando estaba "cometiendo un delito", puesto que presuntamente fue identificado cuando arrojaba objetos contra la línea policial y en su mochila llevaba dos botellas de cerveza, media de agua con líquido transparente, un cartucho de color marrón con una mecha y dos latas de refresco llenas.

La querella presentada por Guillem, detalla la Audiencia, "narra el contexto de una reunión pacífica en la que los Policías sin previo aviso procedieron a cargar contra los manifestantes".

No obstante, en opinión de la sala, "mantener que se trataba de una reunión pacífica y que el menor estaba tranquilamente ejerciendo su derecho de protesta ante unos acontecimientos que no estaba de acuerdo es camuflar a realidad de lo que sucedió y que además está grabado".

En esas imágenes, precisan los jueces, se observa a un grupo de personas sentadas y, en primera fila, el menor con la cara tapada, mientras el suelo está lleno de objetos que "todo hace pensar fueron arrojados por las personas reunidas".

"El menor por tanto estaba en primera o segunda fila sentado, con la cara tapada, y con una mochila con todos esos objetos, en el transcurso de una reunión no autorizada, y de asedio a la Jefatura Policía Nacional de Policía", insiste el tribunal.

Ante esa situación, prosigue la sala, los policías deciden cargar, momento en que los menores corren y Guillem cae al suelo, donde es reducido por los agentes.

"El menor resulta claro que escapaba y los policías lo habían visto como arrojaba objetos contra ellos, con lo que estaba cometiendo un delito", añade la Audiencia.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La sala tampoco da credibilidad a las torturas que Guillem asegura que sufrió tanto dentro de la Jefatura Superior de Policía como en la comisaría de La Verneda, puesto que "no existe ningún indicio ni tan siquiera corroboración periférica" a su versión de los hechos.

En ese sentido, recalca el tribunal que "ni tan siquiera en el expediente de menores donde al menor le interesa ejercer su defensa, dijo nada de estas torturas" y que no existe parte médico alguno que explicite las bofetadas que dice que le propinaron los agentes.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo