COPE

Así se quedó manco y tuerto Millán Astray, el coronel que fundó la Legión

Pocos saben en realidad cuándo y como perdió este militar gallego su brazo izquierdo y su ojo izquierdo, un coronel conocido por fundar la Legión Española

Así se quedo manco y tuerto Millán-Astray

El comandante José Millán Astray. EFE/JTJT

Redactor de COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23:45

Gallego de nacimiento, José Millán Astray se inició en el campo de batalla al ser admitido en la Academia de Infantería de Toledo en el año 1894, cuando solo tenía quince años. No tardó en destacar entre la multitud. Con tan solo diecisiete años se graduó como teniente segundo. En 1986 ingresó en la Escuela Superior de Guerra, donde interrumpió sus estudios para incorporarse como voluntario a un batallón camino de Filipinas y batalla en la que destacó por su valentía y entereza ante el peligro. Fue a su vuelta, en el año 1906, cuando se reincorporó en la Escuela de Guerra y obtuvo en Diploma del Estado Mayor.

Fusil en mano, y disparos tras disparos, el gallego comenzó a hacerse un hueco importante en el ejército. Fue entonces cuando pidió ser trasladado a Marruecos de forma voluntaria, donde España estaba luchando con el único fin de mantener la paz en el protectorado.

Así se quedo manco y tuerto Millán-Astray

Retrato del general José Millán Astray, tras haber perdido el brazo y el ojo. EFE.

En ese momento, y tras ver que los soldados que iban a combatir eran, en muchos casos, demasiado jóvenes y con muy poca experiencia, los que los convertía en un blanco, Millán Astray propuso crear una unidad especial. Fue con solo 26 años quiso fundar un cuerpo similar a la Legión Extranjera Francesa.

El objetivo del gallego era adiestrar a los militares españoles para que pudieran resistir a las duras concidiones de batalla en Marruecos. Así fue como se creó la Legión Española, una unidad cuyo único objetivo era detener la caída de soldados en la guerra.

Millán Astray no era solo conocido por su temple en el campo de batalla, sino por la apariencia que presentó tras la Guerra del Rif. Manco y tuerto, lo cual hizo que su imagen se popularizara. Sin embargo, pocos saben en realidad cuándo y como perdió su brazo izquierdo y su ojo izquierdo este militar gallego.

¿Cómo se quedó manco y tuerto Millán Astray?

Durante el transcurso de la Guerra de Marruecos, Millán Astray sufrió cuatro graves heridas, de las cuales dos le costarían el brazo y el ojo. Las dos primeras, sin mayores consecuencias y en los años 1921 y 1922 fueron en el pecho y en la pierna. Ninguna de ambas tuvo complicaciones y se pudo recuperar.

Así se quedo manco y tuerto Millán-Astray

El teniente coronel del Tercio, José Millán Astray, en el hospital tras ser herido gravemente en la pierna el dia de la ocupación de Nador. EFE/LázaroLázaro

El 26 de octubre del año 1924, cuando Millán Astray fue nombrado coronel, recibió el primer golpe que le dejaría manco. Su objetivo en aquel momento era del de tomar el mando de un punto estratégico en medio del campo de batalla cuando se encontraron con una carretera cortada por el fuego enemigo. El coronel se acercó para enviar un mensaje de ánimo a los soldados del Batallón de Burgos, Millán Astray recibió un disparo que le destrozó el brazo izquierdo. Posteriormente se le diagnosticó gangrena en dicho miembro y se le tuvo que ser amputado.

Tan solo dos años después, el 4 de marzo de 1926, tras haber tomado la "Loma Redonda" y mientras se disponía a examinar los mejores puestos para fortificar la misma, recibió un disparo en el ojo. El impacto le destrozó el ojo derecho, y la fuerza del mismo le produjo enormes desgarros en el maxilar y en la mejilla izquierda. A causa de las heridas perdió el ojo y le causaría daños irreversibles para el resto de su vida, en este caso eran vértigos cada vez que movía la cabeza.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar