IU ANDALUCÍA (Perfil)

Antonio Maillo, del liderazgo en IU Andalucía a las clases de latín

El próximo 2 de septiembre, cuando entren en sus despachos los profesores del instituto San Blas de Aracena (Huelva), entre ellos estará un cordobés de 52 años, que ha tenido un peso específico en la política andaluza en los últimos seis años, y que decidido cambiar el liderazgo de IU en Andalucía por las clases de latín.,Antonio Maíllo Cañadas, (Lucena, Córdoba, 1966), ha decidido dar paso a otros para que sigan al frente de la coordinadora andaluza de

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22:24

Fermín Cabanillas

El próximo 2 de septiembre, cuando entren en sus despachos los profesores del instituto San Blas de Aracena (Huelva), entre ellos estará un cordobés de 52 años, que ha tenido un peso específico en la política andaluza en los últimos seis años, y que decidido cambiar el liderazgo de IU en Andalucía por las clases de latín.

Antonio Maíllo Cañadas, (Lucena, Córdoba, 1966), ha decidido dar paso a otros para que sigan al frente de la coordinadora andaluza de IU, tras una agotadora maratón de campañas electorales desde noviembre del pasado año (campaña elecciones autonómicas), con una salud estable pero siempre preocupante por la enfermedad que poco a poco va superando, y sabiendo que los años parlamentarios que tiene por delante son extremadamente duros.

Profesor de latín, habla inglés, italiano y el griego clásico, y nació en el seno de una familia que vivía de fabricar aparejos de animales del campo, y eludió los deseos de su padre, que quería un abogado en casa, para dedicarse a estudiar las lenguas clásicas.

De hecho, fue en la Universidad de Sevilla, cuando se formó como estudiante y futuro profesor, cuando tuvo su primer cargo político, y ser elegido delegado de facultad del Consejo de Alumnos aunque antes, recién cumplido los 18 años, fue parte activa de la puesta en marcha de la asamblea local de IU en Lucena.

Su vida siempre ha estado ligada a Andalucía Occidental, ya que nació en Córdoba, ejerció de profesor en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) y Aracena (Huelva) y estaba actualmente empadronado en Sevilla desde hacía sólo seis meses, para facilitar su trabajo político como portavoz de su formación en el Parlamento.

En Aracena no sólo fue profesor, sino que dirigió su instituto desde 2005 a 2009, y fue concejal en ese ayuntamiento entre 2003 y 2011, con su cara presidiendo los carteles de candidato a la alcaldía en dos citas electorales.

El gobierno de coalición de PSOE e IU le hizo ocupar su primer cargo público a nivel regional, el de Jefe de Servicio de Programas Educativos Internacionales de la Dirección General de Participación e Innovación Educativa de la consejería de Educación de la Junta de Andalucía

Era cuestión de tiempo que llegase a tener cargos orgánicos de responsabilidad en su partido, y el 7 de junio de 2013 fue propuesto como candidato a coordinador de la organización de izquierdas, propuesta a debatir en su XIX Asamblea andaluza, al que llegó con el mayor respaldo de la historia de la organización (83 %), nueve días después.

Con un porcentaje aún mayor, el 88,39 %, sus compañeros le eligieron candidato a la presidencia de la Junta en julio de 2014, siendo elegido diputado por Sevilla el 22 de marzo de 2015.

Su vida personal se cruzó en la política a finales de ese mismo año, cuando una hemorragia digestiva anunciaba que padecía cáncer, lo que él mismo hizo público el 11 de marzo siguiente, una semana antes de levantar de sus asientos a los parlamentarios andaluces con una ovación unánime cuando volvió a su escaño.

Fue clave para alcanzar el acuerdo de confluencia con Podemos, al que se sumaron Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza, el germen de la actual Adelante Andalucía, la marca que ha defendido en solitario como portavoz tras la baja por maternidad de la coordinadora andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez.

Este sábado, Maíllo escribía su epitafio político en Twitter: "Felicitar a los más de mil concejales de @AdelanteAND e @IUAndalucia que hoy toman posesión del cargo, así como a las numerosas alcaldías de nuestro espacio político que van a ser ejemplo de la defensa de lo público y la justicia social, un mensaje que nada hacía presagiar que sería el último oficial de un político que, igual que Gerardo Iglesias, deja la responsabilidad al frente de su partido para volver al tajo laboral para el que siempre se preparó.

Lo más