La amenaza de Ortega Smith a los "totalitarios" que le insultaron en un bar de Tapia (Gijón)

No es la primera vez que el dirigente de Vox se ve envuelto en situaciones parecidas

La amenaza de Ortega Smith a los totalitarios que le insultaron en un bar de Gijón

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:08

Que Vox es un partido que no deja indiferente a nadie no es ningún secreto. Levanta pasiones y odios, a partes iguales. Una nueva prueba de ello fue lo ocurrido en Asturias en las últimas horas, cuando el Secretario General de la formación que dirige Santiago AbascalJavier Ortega Smith, fue recibido con insultos por parte de algunas personas. Concretamente de una pareja que se encontraba, junto al dirigente, en una terraza de Tapia de Casariego, tras la celebración de un acto en Gijón.

Ortega Smith ha tomado medidas antes estos ataques verbales, y presentó una denuncia ante la Guardia Civil. Según ha informado el propio partido, el político se encontraba en dicho establecimiento cuando, al ser reconocido por una pareja de jóvenes, comenzaron a increparle con frases del tipo “qué haces ahí, fascista, márchate de aquí o no tienes derecho a tener esas ideas.”

Los insultos no contaron, según ha informado en nota de prensa Vox, con una respuesta por parte de Smith, que optó por levantarse de la mesa y marcharse con los escoltas que le protegían. No obstante, el Secretario General de extrema derecha publicó un Tweet en su cuenta oficial, en la que hacía una advertencia a los detractores de Vox: “Que pierdan toda esperanza los totalitarios, iremos donde nos dé la gana, diremos lo que creamos conveniente y denunciaremos sus prácticas mafiosas.”

 

No es la primera vez en cualquier caso que Ortega Smith se ve envuelto en esta situación, ya que el pasado mes de mayo, en plena campaña de las elecciones municipales, una treintena de personas le increparon en el centro de menores de Hortaleza (Madrid) al grito de “fascista”. En aquel acto, el candidato a la Alcaldía de Madrid exigía al Estado un mayor control sobre la inmigración. Otros dirigentes de Vox también han vivido en sus carnes estas experiencias.

Lo más