Más directos

JUICIO HUELGA 14N (Previsión)

Acusados de desórdenes en la huelga general de 2012 niegan su participación

Pablo Alberdi y Jorge Merino, dos sindicalistas acusados de desórdenes públicos en unos incidentes en Logroño en la huelga general del 14 de noviembre de 2012, han negado hoy haber agredido a los policías y han asegurado que pidieron calma al resto de manifestantes, según han declarado en el juicio.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 18:34

Pablo Alberdi y Jorge Merino, dos sindicalistas acusados de desórdenes públicos en unos incidentes en Logroño en la huelga general del 14 de noviembre de 2012, han negado hoy haber agredido a los policías y han asegurado que pidieron calma al resto de manifestantes, según han declarado en el juicio.

La vista, que se prolongará en el Juzgado Penal 1 de Logroño hasta el próximo once de abril y que es el único que queda pendiente en España por los incidentes de esa huelga general, se ha desarrollado durante más de siete horas.

Las partes han empleado más de una hora en plantear varias demandas a la jueza sobre la admisión de testigos y pruebas documentales y periciales en las cuestiones previas, porque la Policía borró sus grabaciones sobre estos incidentes.

El fiscal y el abogado del Estado piden una pena total de seis años y nueve meses a Pablo Alberdi como presunto autor de los delitos de desórdenes públicos, atentado y lesiones a un agente, y a Jorge Merino, dos años de prisión por desórdenes públicos, mientras sus defensas reclaman la absolución.

Ambos han dado a conocer su identidad públicamente desde 2013, cuando se constituyó la plataforma Stop Represión, creada por diferentes movimientos sociales para defender la inocencia de estos dos sindicalistas de la CNT.

En esta causa se imputó a un tercer hombre, afiliado a UGT y que ha mantenido su anonimato estos cinco años y quien hoy ha pactado con la Fiscalía una pena de seis meses de prisión, sustituible por el pago de una multa de 720 euros, al reconocer un delito de lesiones, en vez de los de desórdenes públicos y atentado, por los que le pedían una pena de cuatro años y medio.

Más de un centenar de personas han arropado, ante el Palacio de Justicia, a Merino y Alberdi, quienes han estado acompañados en la sala por familiares y la abogada Cristina Almeida, amiga de la madre del segundo.

Antes de la declaración de los acusados se han visualizado nueve vídeos aportados por las defensas, ya que la acusación no ha facilitado ninguno, a pesar de que un agente grabó los incidentes y, según ha lamentado el abogado de Alberdi, aún "no se sabe quién ordenó destruir esas imágenes por su mala calidad".

En los vídeos se ha visto a los manifestantes concentrados frente al Palacio de Gobierno regional, algunos profiriendo insultos contra la Policía Nacional, y a Merino y otro sindicalista pronunciando un discurso y proclamas.

También se ve a Alberdi, quien muestra una pancarta a los policías, cuando un agente le empuja y después, entre varios, lo tiran al suelo, y dos de ellos se lo llevan detenido a rastras cogido de los brazos hasta el coche policial.

En su declaración, Alberdi ha recalcado que no lanzó una piedra a la policía, como sostiene la Fiscalía, y ha explicado que mostraba la pancarta con los brazos en alto "como símbolo de pedir serenidad y calma a la gente", porque "los ánimos estaban caldeados".

Tras su detención, a la que ha dicho que no opuso resistencia, ha denunciado que los policías le apretaron mucho los grilletes y le pegaron en el calabozo.

Merino ha recordado que se encargó de corear consignas con el megáfono durante la manifestación, pero antes de las nueve de la noche se marchó a trabajar, a San Adrián (Navarra), a 60 kilómetros de Logroño.

El jefe del dispositivo de seguridad, Fernando Fernández Beneite, miembro de la Policía Nacional, ha asegurado que unos manifestantes se pusieron "bastante agresivos" y lanzaron objetos, como una piedra que impactó en la pierna de un agente, globos con pintura y pilas.

Un manifestante, Alberdi, se encaró con él y le arrojó una pancarta, ha dicho, y, cuando otro agente le dijo que era quien tiró la piedra, ordenó su detención, a la que él "se resistió bastante".

Ha indicado que un agente grabó todos los incidentes, "pero, como no está acostumbrado al estrés de esa situación, la mano le temblaba bastante, y las imágenes quedaron borrosas, por lo que se descartaron al no poder identificar a nadie".

Otro policía nacional ha asegurado que fue Alberdi quien lanzó la piedra y dio una patada por detrás a Fernández Beneite, aunque este aseguró que no la notó.

Lo más