Boletín

ELECCIONES GENERALES

El PP ve absurdo adelanto electoral a abril porque sería un "despilfarro"

La dirección del PP considera que sería absurdo un adelanto electoral al mes de abril porque supondría un "despilfarro económico" difícil de explicar cuando hay tres procesos electorales un mes después, aunque el partido sigue manteniendo su reclamación de una convocatoria electoral cuando antes mejor.,Según han manifestado fuentes de Génova, si finalmente se convocan elecciones para abril, el PP no va a criticar esa decisión pero su presidente, Pablo Casado, ve "más lógic

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:56

La dirección del PP considera que sería absurdo un adelanto electoral al mes de abril porque supondría un "despilfarro económico" difícil de explicar cuando hay tres procesos electorales un mes después, aunque el partido sigue manteniendo su reclamación de una convocatoria electoral cuando antes mejor.

Según han manifestado fuentes de Génova, si finalmente se convocan elecciones para abril, el PP no va a criticar esa decisión pero su presidente, Pablo Casado, ve "más lógico" que un posible adelanto electoral fuese para el 26 de mayo, en un "superdomingo" coincidente con los comicios autonómicos, municipales y europeos.

Para la dirección popular sería difícil de explicar por parte del Gobierno unas elecciones generales un mes antes de estas tres citas con las urnas, aunque aseguran que el partido está preparado y, por ellos, como si los comicios son mañana, porque ya dan la legislatura por acabada.

Por parte del PP tienen claro que no van a apoyar ni pactar ninguna de las reformas pendientes con el Gobierno, como la de la renovación de la RTVE, la del Consejo General de Seguridad Nacional, ni siquiera el Pacto de Toledo, cuyas recomendaciones se negocian en el Congreso.

Creen que Sánchez no conseguirá aprobar mañana la tramitación de los presupuestos pero tampoco lo descartan, y trabajan con la perspectiva de que se puede dar cualquier escenario electoral. De hecho, aseguran que Casado no tendría ni que cambiar su ya apretada agenda para afrontar un adelanto a abril.

Sobre la interrupción del diálogo con Cataluña, desde Génova apuntan que quien ha "reventado" la negociación ha sido el presidente catalán, Quim Torra, por la proximidad del juicio del procés, y no ha sido una decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o de la vicepresidenta, Carmen Calvo.

De hecho, acusan a Sánchez de estar haciendo lo que denominan "un T4" en referencia a la situación creada tras el atentado de ETA en la terminal del aeropuerto de Barajas, que rompió la tregua de la organización terrorista cuando estaba negociando con el Gobierno.